A continuación, sus principales conceptos:

  • Se acerca la primera fecha clave del calendario electoral : faltan 53 días para las PASO del 11 de agosto, 35 días hábiles sin contar sábados y domingos y se mantiene la incertidumbre sobre los resultados. Las últimas novedades no lucen definitorias ni para el oficialismo, ni para la oposición. Por un lado, la economía parecería que va a llegar a las elecciones primarias mejor de lo que podía preverse hace 60 días.
  • Dólar muy tranquilo, inflación bajando a la zona de 2% para la fecha de las primarias, tarifas congeladas y tenue reactivación por el plan consumo que lanzó el Gobierno con los créditos Anses, la remake del Ahora 12 y los estímulos para la compra de 0 km.
  • Lo fundamental también acompaña: mercados mundiales aliviados por la baja de tasas en EE.UU. y la tregua renovada entre Washington y Pekín a horas de la nueva cumbre de presidentes del G20.
  • Las mejores noticias relativas de la economía para el Gobierno y para el proyecto de la reelección de Macri se contraponen, sin embargo, con las novedades políticas de estos días. El triunfo del peronismo en las elecciones del domingo, sobre todo en Santa Fe, mantiene la tendencia de triunfos peronistas o filoperonistas en la mayoría de las provincias; pero, además, revela al menos dos elementos para tener en cuenta: gana el PJ unificado, gracias a la división del antiperonismo. Al haberse roto el frente progresista de socialistas y radicales, el peronismo unido..¿jamás será vencido?
  • También las elecciones del domingo último revelan el impacto de la crisis económica y social. En las barridas más pobres del Gran Rosario y ni hablar en Santa Fe el triunfo del peronismo fue contundente. En todos los conurbanos crece el peronismo, no solo en el que rodea a la Ciudad de Buenos Aires.
  • La decisión de Sergio Massa de sumarse al Frente de Todos contra Macri tampoco es buena noticia, sobre todo mirando la elección en la provincia de Buenos Aires. Si Massa retuviera un tercio de lo que tuvo históricamente, podría volcar la elección en contra de María Eugenia Vidal. Como todo, nadie lo puede asegurar, se verá, en principio, cómo vota el padrón en las PASO y los efectos que esa votación tenga hacia octubre y noviembre, si hay ballottage como casi todas las encuestas pronostican a la fecha.
  • Otra mala noticia para el Presidente es la fórmula Lavagna – Urtubey, que, junto a las opciones de centro derecha como José Luis Espert o Gómez Centurión, le pueden hacer perder muchos votos en principio en las PASO, aunque todo habrá que verificarlo cuando se cuenten los votos.
  • De todas formas, parece serenarse la economía para el principio de la carrera electoral, pero se enrarece la política. Y aún con el dólar congelado y la inflación relativamente a la baja, nadie espera una recuperación económica tal que pueda modificar sensiblemente el humor social. Con el efecto Pichetto y el mundo en algarabía financiera, el riesgo país de la Argentina es el doble del que se necesita para volver a ser un país normal, sin el respirador del FMI.
  • Tampoco es un riesgo país de default, ni los precios de los activos argentinos están valuados como si el país fuera rumbo a Venezuela. Dos opciones: o los actores económicos están seguros de que no gana Cristina y sigue Macri o quienes creen que gana el frente de Todos suponen que existe la chance de que gobiernen Alberto Fernández y Sergio Massa con el acuerdo del peronismo de los gobernadores, y sin Cristina, La Cámpora, Carta Abierta, 678, y los colectivos de izquierda que representa la expresidenta en la memoria de quienes la rechazan.
  • El punto no deja de ser interesante. En muchos rincones del mundo económico anida la ilusión de poder frenar a Cristina a la hora de administrar el Gobierno. Aun los más escépticos, aceptan hoy que si ganara la exmandataria el deber del empresariado será respaldar a Alberto Fernández y a Sergio Massa para poder contener los riesgos de la radicalización de izquierda.
  • De allí que el mundo económico no va a romper ni con Massa ni con Alberto. Y en ese contexto, se torna cada vez más importante el resultado de las elecciones en la provincia de Buenos Aires, donde Axel Kicillof tendría mucho poder para condicionar a quien ocupe la Casa Rosada.
  • La discusión ya se está dando. Dentro del frente de todos contra Macri, en cada intendencia, en cada sindicato, en cada distrito. De un lado el acuerdo de Alberto y Sergio con el poder territorial y real del peronismo: gobernadores, intendentes, barones del conurbano, dirigentes sindicales moderados, senadores y diputados. Del otro, Cristina con Máximo, los movimientos sociales, La Cámpora y los colectivos de izquierda.
  • Como diría Miguel Pichetto: capitalistas contra comunistas, todos en Puerto Madero, desde luego.

LN+, ahora también en Cablevisión (19 analógico y digital, 618 HD y Flow), Telered, DirecTV, TDA, Telecentro Digital, Antina y Supercanal.

Por: Willy Kohan ADEMÁS

Seis provincias ya definieron competir con boleta corta

Alberto Fernández lanzó su remera para las elecciones: “El capitán Beto”

La justicia electoral prorrogó el plazo para incorporar personas que no figuren en el padrón

Fuente de la noticia (La Nacion)