El mercado canadiense es uno de los más desarrollados del mundo por lo que para concretar la negociación, la industria local tuvo que satisfacer exigentes estándares de calidad y seguridad alimentaria, resaltó CEPA.
En 2007, Calisa comenzó las gestiones para establecer contacto con el mercado extranjero en busca de un acuerdo sanitario que no existía hasta el momento.
En 2018, Calisa y otras 3 empresas fueron habilitadas por el Senasa y su equivalente canadiense, el CFIA, para exportar.
Fuente de la noticia (Telam)