Las pruebas de iluminación realizadas en el Paseo del Bajo, que será inaugurado el próximo lunes, resultaron este martes satisfactorias al paso de camiones de carga que recorrieron la trinchera para asegurarse de que las luces instaladas no encandilen a los conductores, informaron fuentes que participaron del operativo.
El Paseo del Bajo tiene una extensión de 7.1 kilómetros y se colocaron 1.990 artefactos LED de 184 y 320 watts, cuya intensidad puede ser regulada de acuerdo a las exigencias del tránsito.
Las luces fueron ubicadas cada 12 metros en la trinchera y en columnas de 12 metros de altura en la zona donde la calzada circula en elevación, a una distancia de 35 metros cada una.
Fuente de la noticia (Telam)