Gallardo, enérgico; el entrenador sabe que, pese al buen juego frente a los tucumanos, el equipo precisa retoques Fuente: LA NACION – Crédito: Diego Lima

Juan Patricio Balbi Vignolo SEGUIR

"Las derrotas te dan un baño de humildad tremendo. La mejor medicina a una buena victoria es una derrota". El concepto que Marcelo Gallardo dejó días atrás en una entrevista con la Conmebol es una buena explicación de cómo River afrontará los próximos días. La eliminación en los cuartos de final de la Copa de la Superliga ante Atlético Tucumán le dejó un extraño sinsabor que buscará utilizarlo para potenciarse: hizo todos los méritos para pasar de rueda, no se le dio, pero igual se fue ovacionado por un público que se vio identificado con el equipo. Ese será el foco para alimentarse de cara a lo que viene.

Rápidamente el fútbol le da revancha al conjunto millonario, que el próximo miércoles 22 jugará en Curitiba el primer partido de la Recopa Sudamericana ante Atlético Paranaense , que se definirá el jueves 30 (estaba estipulada para el miércoles 29, pero la CGT decretó un paro general). Una nueva final para un plantel que disfruta los momentos críticos, que se fortalece ante la adrenalina y que intentará que la reciente derrota le sirva como sustento para no repetir errores y potenciar virtudes.

El descanso también será un pilar fundamental durante la semana. Dentro de la bronca por haber perdido ante los tucumanos, y más allá del reconocimiento que le brindó al equipo y la satisfacción que le generó el altísimo rendimiento futbolístico, Gallardo encontró un factor positivo esencial: tener más días de recuperación sin compromisos en el medio y poder enfocar 100% la cabeza en la Recopa, que podría ser el undécimo título de su ciclo y el duodécimo internacional de la historia del club.

Una mirada distinta de cómo vivió Marcelo Gallardo el partido entre River y Atlético Tucumán por la Copa Superliga pic.twitter.com/kysXBQw6Vh&- TNT Sports LA (@TNTSportsLA) May 15, 2019

"Tenemos la posibilidad de preparar una semana para jugar una final que la tenemos como único objetivo. Dentro de lo malo, eso es bueno. Prepararse solo para los dos partidos que quedan", reconoció el técnico de River, que además sumó un poroto con el alto nivel del recuperado Milton Casco tras casi tres meses de inactividad, dejando atrás una racha negativa de lesiones que le complicaron el panorama durante el semestre.

Orgulloso, tranquilo y hasta contento por el juego que expuso su equipo pese a no haber podido concretar la remontada, el Muñeco también sabe que las desatenciones defensivas serán un claro punto a corregir para enfrentar a Paranaense.

"En Tucumán y acá nos hicieron casi el mismo gol. Son situaciones de atención, de marca dentro del área, de la agresividad que tengas. Somos conscientes de que, si bajamos un poquito, le damos posibilidades a los rivales. Hay que ocuparnos para que no vuelva a pasar. A veces en el fútbol es muy difícil tener una continuación de atención, de buena dinámica y de buen juego. Nosotros que nos sostenemos desde hace muchísimo tiempo, tenemos partidos donde bajamos el nivel y la tensión. Pero aprendemos", reconoció el DT en conferencia.

Marcelo Gallardo y una reflexión que no tiene desperdicio sobre el juego del fútbol argentino. ¡Dale play y disfrutalo! pic.twitter.com/qJc6AVbK1T&- SportsCenter (@SC_ESPN) May 15, 2019

Aprender, fortalecerse y focalizarse. Esos serán los tres objetivos fundamentales para River de cara a la semana que viene. La mentalidad es una cuestión vital en el trabajo del cuerpo técnico millonario y el equipo ha demostrado a lo largo del último tiempo (13 triunfos, siete empates y dos caídas en los últimos 22 juegos) que está capacitado y preparado para afrontar un duelo de semejante magnitud. Pero también sabe que no puede regalar ni un centímetro.

"Paranaense es un equipo peligroso, que tiene buenos jugadores, que cuando juega de local trata de sacar diferencias porque es un terreno (césped sintético) en el que están habituados. Tienen jugadores rápidos, son muy dinámicos, en su cancha juegan con una dinámica diferente a muchos de los actuales brasileros que está en la Copa. Es un rival de cuidado, en cancha de Boca demostró poder jugar con pelota, Merece respeto y es peligroso, tenemos que prepararlo bien", analizó Gallardo.

Será la quinta Recopa disputada en la historia de River: perdió en 1997 con Vélez y en 1998 con Cruzeiro, mientras que ganó en 2015 con San Lorenzo y en 2016 con Independiente Santa Fe. El desquite está a la vuelta de la esquina para un equipo que buscará fortalecerse a través del tropezón con la intención de seguir escribiendo historia y culminar la temporada con un nuevo título continental que le permita continuar soñando en grande.

Por: Juan Patricio Balbi VignoloFuente de la noticia (La Nacion)