La Fiscalía General de Colombia quedó descabezada por la renuncia de sus máximas autoridades, en protesta contra una decisión de la Justicia Especial para la Paz (JEP) de ordenar la libertad del ex jefe de las FARC Jesús Santrich, cuya extradición a Estados Unidos bajo el cargo de narcotráfico fue rechazada.
Las visiones contrapuestas de dos organismos de peso en el ámbito judicial colombiano derivaron en una crisis institucional que motivó la inmediata renuncia del fiscal general, Néstor Humberto Martínez, y de su segunda, María Paulina Riveros.
"Hemos estado atentos a los últimos acontecimientos de interés para todos los colombianos; en las próximas horas nos estaremos pronunciando ante el país", anunció Duque en su cuenta de Twitter.
Fuente de la noticia (Telam)