Eric Schierloh retoma en "M" la figura de Herman Melville, autor de "Moby Dick", mediante su vínculo con lo que lee, lo que marca, lo que escribe, los libros que compra y a través de esas cartas, memorias, anotaciones, artículos periodísticos y fotografías va componiendo el universo cotidiano de un escritor que decidió aislarse pero nunca dejar de escribir.
La novela, ganadora del Primer Premio del Fondo Nacional de las Artes, forma parte de un proyecto de escritura llamado "El viento en los túneles de la mente", que Schierloh, editor, poeta y narrador planifica como un libro de 1000 páginas.
En esta entrevista con Télam, Schierloh (La Plata, 1981), que también dirige la editorial artesanal Barba de Abejas, define a Melville (1819-1891) como "un escritor sumamente moderno" a quien aborda a partir de la lectura de otros libros, un procedimiento que considera "muy melviliano".
– Télam: Venís trabajando la figura de Melville. ¿Cómo fue el encuentro con ese escritor y el proceso de trabajo sobre su obra y vida?
– Eric Schierloh: El año que viene voy a publicar en Barba de Abejas las traducciones de sus cartas y de dos diarios muy breves, que se suman a las traducciones que ya publiqué de su poesía y conferencias. Cada libro tiene un estudio biográfico ligado al contexto de producción, y en esa escritura en un momento empezó a producirse un desborde. Ese camino de traducción y escritura en torno a Melville comenzó en 2006, aunque llevo casi 20 años leyendo, marcando y traduciendo sus textos y otros muchísimos en torno a él. "M" implicaba trabajar con él en otra dirección, en un texto de naturaleza diferente, y eso me resultó muy interesante. Desde el inicio la forma de este libro se abrió a la dinámica de la mesa de disección: hay traducción de información objetiva, de ficción y no-ficción, escritura, poesía, línea de tiempo, notas, manuscritos, ilustración y hasta una fotografía, que cerró un poco el círculo del proyecto y hasta le dio título.
– T: En "M" está muy presente lo que lee Melville, lo que marca, lo que escribe y es en ese vínculo con la lectura y la escritura que se define su relación con el mundo.
– E.S.: Sí, se trata de una parte importante de su relación con el mundo. Melville es un escritor que escribe a partir de su experiencia directa (el mar, el viaje, el aislamiento, la alienación), pero también a partir de su experiencia de lectura. Y en algunas de sus lecturas, que conocemos mediante sus notas y subrayados, se arma un paisaje muy personal de una interzona entre lo rotundamente íntimo y mental hasta el afuera, que va desde el ambiente familiar inmediato hasta lo más recóndito del mundo físico. Melville es un escritor sumamente moderno en este sentido.
Fuente de la noticia (Telam)