Victoria Schcolnik condensa en su primera novela, "Cuando el peligro es pequeño somos felices", las voces de Anna y Lobo, los integrantes de una pareja que se desarma y en ese proceso se perciben sus soledades, las heridas astilladas de la infancia y la desesperación por lo que ya no alcanza para construir un vínculo.

La autora publicó los libros de poesía "El refugio" y "Una tierra" y es directora del Espacio Enjambre junto a Marcelo Carnero.
En diálogo con Télam, Schcolnik (Buenos Aires, 1984) relató el proceso de trabajo de un libro que le llevó casi siete años y en el que se puede percibir a una narradora preocupada por el trabajo con el lenguaje como un desafío de combinaciones, precisiones y detalles.
– Télam: Esta novela es un proyecto que comenzó hace años y con otro título: "El peso del cielo". ¿Cómo fue ese proceso de creación y trabajo de la historia?
– Victoria Schcolnik: El título que quedó es una frase del libro y condensa algo del clima de la historia. Cuando empecé escribir esta novela había publicado dos libros de poesía y como escritora no tenía una relación muy formal con la narrativa. Llegué a un libro de María Luisa Bombal que se llama "La amortajada" y al terminarlo empecé a escribir sobre estos personajes casi sin pensarlo. Fue un verano en el que empecé a escribir las dos voces a partir de un impulso. Eso fue en 2011. No leí tanto por tema sino buscando narrativas que estuvieran sostenidas más en los climas pensando en el misterio del lenguaje. A la hora de ver la articulación de los textos, qué queda y qué no, hay un trabajo involuntario e inconsciente enorme. Cada texto del libro funciona como un ensayo, un cuento o un poema, porque quería que cada uno pudiera leerse suelto. Fuente de la noticia (Telam)