Los hechos sucedieron el 3 de abril, cuando, según el informe del Ejército, un palestino de 23 años murió baleado por un colono después de que supuestamente intentó apuñalarlo a él y a su hija cuando viajaban en su vehículo. Posteriormente, y siempre según esta versión, el civil "disparó y lo neutralizó".
Betselem contradijo hoy esta versión y afirmó que el palestino lanzaba piedras contra automóviles con matrícula israelí, cuando el conductor de uno de esos vehículos se detuvo y disparó "aparentemente desde el interior del coche", causándole heridas.
La ONG denunció que el colono después se bajó del vehículo y disparó varias veces más "a matar", según declaró a la agencia EFE el portavoz de Betselem, Amit Guilutz, unos tiros efectuados "sin ninguna justificación, cuando ya yacía herido en el suelo".
El palestino murió poco después de ser ingresado en un hospital.
Fuente de la noticia (Telam)