El papa Francisco decidió este miércoles trasladar a Roma por tiempo indefinido a un obispo auxiliar de Managua, muy crítico del gobierno de Daniel Ortega, luego de que el religioso recibiera una comunicación de la embajada de Estados Unidos en Nicaragua en la que se le advirtió de un plan para asesinarlo.
La información sobre el traslado fue dada por el obispo Silvio Báez, en una conferencia de prensa. “Yo no he pedido salir, he sido llamado por el Santo Padre. Esta decisión de que yo abandone Nicaragua es una responsabilidad del Santo Padre”, dijo Báez, citado por La Prensa de Nicaragua.
"No abandono al pueblo de Dios, donde vaya lo llevaré en mi corazón de pastor. No me voy a desatender de Nicaragua", añadió. Fuente de la noticia (Telam)