Estados Unidos redobló hoy su presión sobre el gobierno chavista de Venezuela, cuando el vicepresidente Mike Pence le dijo al embajador venezolano ante la ONU que el tiempo del presidente Nicolás Maduro “se terminó” y el secretario de Estado, Mike Pompeo, afirmó que el mandatario caribeño es “una verdadera amenaza” para la seguridad norteamericana.

“Con todo el respeto, señor embajador, usted no debería estar aquí”, dijo Pence al representante de la administración chavista ante la ONU, Samuel Moncada, durante una reunión del Consejo de Seguridad del organismo mundial.
“Debería volver a Venezuela y decirle a Nicolás Maduro que su tiempo se terminó, que es hora de que se vaya”, agregó el vice estadounidense, según reportó la agencia de noticias EFE.
Fuente de la noticia (Telam)