La actriz se sumó al coro de famosos que aseguraron haber cambiado sus hábitos de consumo

Paola Krum se sumó al coro de voces de famosos que salió a contar cómo la crisis los atraviesa en lo cotidiano. En una entrevista radial, la protagonista de la obra Después de casa de muñecas aseguró que el dinero ya no le rinde como antes y que se vio obligada a cambiar algunos de sus hábitos.

En diálogo con CNN Radio, Krum aseguró que en su casa tiene "solo un cuarto calefaccionado, porque las cosas están difíciles" debido al aumento en las tarifas de gas. La actriz reveló, además, que durante el invierno piensa pasar en ese cuarto sus noches junto a su hija Eloísa, producto de su relación con Joaquín Furriel. Y, para dejar en claro que las estrellas también sufren apremios económicos, afirmó: "Antes, pedía delivery todos los días y ahora no puedo".

De esta manera, Krum unió su voz a la de varios colegas que realizaron en el último tiempo declaraciones similares. Una de ellas fue Georgina Barbarossa, que a modo de ejemplo, contó: "Cuando voy al supermercado no me alcanza la plata. No compro más la leche en cartón, sino que compro en sachet aunque pierda la comodidad de apilarlas. Tengo que hacer recortes".

Nazarena Vélez, en tanto, también confió en Cortá por Lozano que cambió sus hábitos de consumo: ahora compra segundas marcas en el supermercado chino. "Tengo que elegir lo que voy a comprar. Hay cosas que ya no llevo. Soy mucho más cuidadosa y sé que no soy la única a la que le pasa", afirmó. Luego, aseguró que su hijo Thiago le pregunta porqué ella es la única "famosa pobre". "Titi me dice: '¿Por qué de todos los famosos vos sos la más pobre? Porque yo veo que en Instagram todos tienen plata. Jimena Barón se va de vacaciones. Todos viajan y nosotros no'", comentó risueña.

"Tengo dificultades y nunca las había tenido; es la primera vez, las cosas no están bien. Trato de hacer malabares para estar un poco más contenta de lo que se me ve", explicó, también, Ana María Picchio, quien además contó en Radio 10 que sacó su propia tarjeta SUBE para viajar en subte hasta el teatro.

Otro que también cambió su manera de movilizarse, aunque no de manera tan "drástica", fue Rodolfo Ranni. El actor reveló en Intrusos que, para ahorrar combustible, maneja por la Panamericana a 60 kilómetros por hora. "¿Cómo no se me va a complicar? Salir a laburar con el auto son de 600 a 700 pesos por día. Sin comprar nada, solo de nafta y peaje, y la bronca, porque eso también vale guita", confesó.

En febrero, Enrique Pinti hizo declaraciones que trajeron polémica. "Me asusta, no cuando me llegan las boletas de luz y el gas. Yo tengo una prepaga buena, que yo saqué en el año 83 y tengo el mejor plan; me llegaron 39 mil pesos más la insulina que uso, que es importada, porque así me lo mandó el diabetólogo, porque la puedo usar. Me sale 36 mil pesos por mes", aseguró durante una entrevista radial. Luego de que Alfredo Casero y Marcelo Longobardi, entre otros, salieran al cruce de sus dichos, el humorista aclaró que lo suyo no era "tan grave como la situación de jubilados, desocupados y marginados del sistema".

Fuente de la noticia (La Nacion)