Raquel Tumene Kazez, quien tiene 85 años, es turca y dejó su país a los 16 acompañada de su marido, recibió de manos del embajador de Turquía en la Argentina, Sefik Vural Altay, el documento con el que retornará a su país por primera vez en 69 años.
De ese modo, la mujer podrá cumplir su deseo de volver a Galípoli, su ciudad de crianza, en el noroeste de Turquía.
Raquel -o Rashel, como se pronuncia en turco- nació en 1934 en Bergama, provincia de Esmirna, y se mudó con su familia a Galípoli antes de cumplir seis años. "A la noche, nos decían que apagáramos las luces y que cerráramos las cortinas para que no nos bombardearan", contó y agregó: "Tenía nueve años. Ese es mi único recuerdo de la guerra".
Desde su llegada a la Argentina, Raquel Tumene Kazez nunca pudo volver a su país de origen: "Al principio no teníamos plata, después no queríamos dejar a los chicos solos y cuando estábamos por viajar, mi marido se enfermó de alzheimer y estuvo mal ocho años".
Hace dos meses, la mujer se presentó en la embajada de Turquía en la Argentina, en el barrio porteño de Belgrano con su libreta de casamiento, el formulario que debió completar al llegar al país en 1950 y un DNI turco expedido en 1992. Con esos documentos, solicitó un DNI nuevo y un pasaporte para cumplir su "último deseo": ver una vez más los paisajes de Galípoli, su escuela, su casa y el templo donde se casó.
Fuente de la noticia (Telam)