Miles de argelinos invadieron hoy el centro de la capital por octavo viernes consecutivo, para exigir la salida del nuevo jefe de Estado interino y de todos los símbolos del poder del ex mandatario Abdelaziz Bouteflika.
Los organizadores de esta nueva protesta, la primera desde que el presidente interino Abdelkader Bensalah asumió el cargo y el anuncio de una elección presidencial el 4 de julio para designar a un sucesor de Bouteflika, azuzaron a los ciudadanos a demostrar en las calles de Argel y otras ciudades que los cambios no son suficientes y que el movimiento exige un cambio político total.
Debido a que ni las autoridades ni los manifestantes dan cifras, el número exacto de manifestantes es difícil de establecer, pero los diarios locales El Watan y Liberté calificaron a la manifestación de "excepcional" y como "la más importante" en los dos meses de protesta Fuente de la noticia (Telam)