Una imagen de la sonda Beresheet antes del fallido alunizaje; a pesar del fracaso inicial, la compañía SpaceIL volverá a enviar una nueva misión a la Luna

La exploración espacial no está exenta de peligros, fracasos y duros desafíos por resolver sobre la marcha. A pesar del revés y con el recuerdo fresco de la falla que que tuvo la sonda Beresheet, la compañía aeroespacial privada israelí SpaceIL anunció el desarrollo de la segunda versión de la sonda israelí para volver a la Luna.

"Todavía quedan muchos detalles por definir, como la planificación principal y la financiación. Esperamos llegar a tiempo para ser la primera compañía privada en llegar a la Luna", dijo Ben Nathaniel, ingeniero del equipo SpaceIL en una sesión de preguntas públicas en el sitio Reddit.

La sonda israelí Beresheet fue una ambiciosa iniciativa privada que buscaba alunizar con éxito en el satélite natural de la Tierra, pero una falla en el motor principal provocó un descenso brusco en la superficie lunar.

A pesar de no lograr un descenso controlado en la última etapa crítica de la misión, Beresheet logró enviar algunas imágenes de la Luna. La sonda medía 2 metros de diámetro y pesaba poco más de media tonelada. Había sido enviada al espacio mediante el lanzamiento de un cohete Falcon 9 de SpaceX, otra empresa aeroespacial privada.

Beresheet llevaba en su interior una cápsula con poemas de escritores israelíes, dibujos de niños, el testimonio de un sobreviviente del Holocausto e información sobre toda la humanidad. Tenía como propósito estudiar el campo magnético de la Luna. Y estaría activa sobre la superficie lunar algunos días, hasta que agote su energía.

Fuente de la noticia (La Nacion)