Brooks Koepka, Rickie Fowler y Dustin Johnson esperan en el tee del hoyo 11. Tres figuras de primerísimo nivel en el Masters de Augusta Fuente: AP – Crédito: Curtis Compton

La estirpe ganadora prevaleció sobre las sorpresas en la jornada inicial del Masters . El estadounidense Brooks Koepka , ganador de tres majors, es uno de los líderes del tablero, con 66 (-6); Tiger Woods (69 y -3), ganador cuatro veces del torneo, fue uno de los punteros hasta que se confirmó la idea de que los jugadores que salían desde el mediodía estaban favorecidos por greens que respondía mejor al impulso que salía desde los putters. El californiano Phil Mickelson (67), que recibió tres sacos verdes en su enorme carrera al finalizar el certamen más deseado, levantó al público con tres birdies consecutivos.

Y, también en la punta, el norteamericano Bryson DeChambeau (su segundo golpe en el 18 fue extraordinario, la pelota pegó en el asta de la bandera y terminó a 20 centímetros), con Dustin Johnson cerca, más el inglés Ian Poulter, que hicieron pesar sus altos rankings y dejaron un poco más atrás a los dominadores matutinos que acompañaron a Tiger, todos con 70, entre ellos el australiano Jason Day y Adam Scott (69), el sudafricano Justin Harding y el español Jon Rahm.

El norirlandés Rory McIlroy , uno de los favoritos a ganar el major que le falta para completar el Grand Slam, cerró con dos bogeys una tarde errática, en la que presentó una tarjeta de 73 (+1) y sufriendo con la tónica que dominó la primera vuelta: los problemas en los greens. Fallas que no fueron de lectura, en la mayoría de los casos, sino en la precisión para darle a la pelota la fuerza necesaria, ni mucha ni escasa, con el putt.

Five birdies in six holes on the back nine has @BKoepka in a tie for 1st at the Masters. #LiveUnderPar pic.twitter.com/cMlZmryVkq&- PGA TOUR (@PGATOUR) 12 de abril de 2019

Tiger en el arranque

La última vez que ganó, Tiger Woods había terminado en la 33ª posición el primer día, pero cerró el fin de semana marcando 66 y 65, para imponerse a Chris Di Marco en el primer hoyo de un playoff.

Esa fue la última ocasión en la que quien sería campeón no figuraba entre los diez mejores luego de la jornada inicial. En sus 21 actuaciones en el Masters, Tiger había estado entre los diez primeros tras la primera vuelta solo en cuatro oportunidades: 1997, 1998, 2002 y 2010. Dos veces se puso el saco verde al terminar: 1997 y 2002.

Magic number: 7??0?? @TigerWoods has shot 70 in the opening round in three of his four Masters wins.Highlights from his 70 on Thursday: pic.twitter.com/q0oSmlcnXp&- PGA TOUR (@PGATOUR) 12 de abril de 2019

"Si pude ponerme cuatro veces el saco, tengo esperanzas de hacerlo de nuevo. Me sentí bien; creo que hice todas las cosas que tenía que hacer para conseguir un buen score ", dijo Woods tras la primera vuelta de ayer. Lo mejor suyo fue el drive, con el que llegó a alcanzar 300 yardas en dos hoyos de par 5, lo que atribuyó a que entró en calor junto con el clima de la jornada.

"Tenemos un largo camino por delante. La salida más tarde el viernes y el viento que se supone será más fuerte hará que las cosas funcionen mejor para mí", agregó.

Uno de los casos que llamaron la atención ayer lo protagonizó el australiano Jason Day , que recayó de sus dolencias en la espalda (en dos discos lumbares) antes de comenzar el Masters, cuando levantó en brazos a una de sus pequeñas hijas.

Watch the 66 that gives @b_dechambeau a share of the first round lead in under three minutes. #themasters pic.twitter.com/jkfyN3VQKj&- Masters Tournament (@TheMasters) 12 de abril de 2019

La controversia surgió antes de jugar la primera jornada del Arnold Palmer Invitational, cuando había asegurado que no podía caminar y se retiró del certamen, pero se ganó la desconfianza de los aficionados cuando al otro día se mostró con su familia en Disneyworld; incluso hubo algunos memes. Es su décima actuación en el Masters, donde se clasificó segundo en 2011, su mejor colocación, entre sus tres top 10.

Day, exnúmero 1 del ranking, comparte la undécima posición con 70 golpes (-2).

Buen comienzo de Ortiz

El mexicano Álvaro Ortiz, ganador del Latin American Amateur Championship (por lo que se ganó un lugar en el Masters) jugó con Bernhard Langer, dos veces campeón el Augusta National. Un debutante y el líder del Champions, el circuito de veteranos, de 61 años. Vale comentarlo: Justin Harding, uno de los que estuvo entre los punteros ayer por la mañana, empuña el putter en forma muy parecida al alemán.

Ortiz, que finalizó con 73 (+1) y comparte el 47º puesto, va a debutar seguramente en la gira mexicana en Acapulco ya como profesional. Es uno de los cinco aficionados en el Masters este año.

Five birdies in the last seven holes moved @PhilMickelson within one stroke of the first-round leaders. #themasters pic.twitter.com/h2am3vjwJT&- Masters Tournament (@TheMasters) 12 de abril de 2019

El certamen, que no parece estar abierto a sorpresas muestra a Brooks Koepka y Bryson DeChambeau en la punta, con una lista de excampeones y jugadores curtidos y ávidos por el triunfo más importante al acecho, en las mismas condiciones, aunque el tablero indique algún golpe menos. De todas maneras, es cierto que todo puede cambiar en Augusta National de un día para otro.

Pasaba el tren y Conners se subió

Hace dos semanas, el canadiense de 27 años Corey Conners sobrevivía a un playoff angustiante para clasificarse al Texas Open y luego, el asombro: ganó el torneo y, con ello, el derecho a jugar el Masters. Ayer, tras ir en la punta por la mañana, hizo 70 y quedó 11º.

Fuente de la noticia (La Nacion)