Macarena Sánchez Jeanney es una de las 15 futbolistas de San Lorenzo que firmaron el primer contrato, junto al presidente Matías Lammens Fuente: Télam

A comienzos de año, Macarena Sánchez Jeanney golpeó fuerte sobre la mesa. Su repentina desvinculación del club UAI Urquiza en mitad del torneo del fútbol femenino terminó siendo la llave de una revolución. Tomó la bandera de la lucha de las mujeres para combatir la vulneración de sus derechos en ese deporte y llevó el tema a fondo. En la teoría, con el libro de pases cerrado, no iba a poder incorporarse a ningún equipo por seis meses. En la práctica, la rebelión condujo a que Claudio Tapia, presidente de la AFA, recogiera el guante y se asignara desde la entidad un presupuesto para los clubes de la primera división. Con 120 mil pesos mensuales para cada uno, la Asociación brinda una ayuda económica para el pago de ocho contratos, pero San Lorenzo fue más allá, decidió que financiará el resto con recursos propios y ayer se mostró pionero en la lucha por la igualdad de género en la disciplina. Presentó a su plantel profesional y Maca, un emblema del feminismo más allá de la cancha, estuvo entre las 15 que firmaron su primer contrato.

Así, las Santitas tienen desde hoy 15 vínculos, cada uno de ellos por el mismo valor: 15.000 pesos por mes. "Nos pareció que era lo más equitativo, fundamentalmente con las chicas de mayor antigüedad. Era muy difícil hacer solo ocho contratos y pensamos que hubiera sido injusto dejar a alguna de ellas afuera", explica Miguel Mastrosimone, el secretario del Ciclón. El club se enorgulleció el 1 de marzo último al disputar el clásico contra Huracán por primera vez como preliminar de un partido masculino (frente a Argentinos, por la Superliga). "Nosotros teníamos la obligación de firmar ocho contratos, pero decidimos extenderlo. La erogación total es de 225 mil pesos mensuales. A lo de la AFA se suman 105.000 pesos que salen del club, con recursos propios. Vamos a buscar algún sponsor que quiera invertir en el fútbol femenino. Ésa es la idea de San Lorenzo. Los vínculos están redactados de acuerdo a la formalidad que exige la AFA, igual que en el fútbol masculino, no hay ninguna diferencia", agrega el dirigente.

El recibimiento de Tinelli

Bienvenida a @SanLorenzo, @Macasanchezj, flamante incorporación de las Santitas. Estamos felices de tenerte en Boedo[R][R][R] https://t.co/fpmOlWoawq&- marcelo tinelli (@cuervotinelli) 12 de abril de 2019

Las comparaciones son odiosas, se sabe. No es posible establecer paralelismos con futbolistas como Nicolás Blandi o Fernando Belluschi, que tienen una extensa trayectoria internacional. Pero este es un primer paso, marca un camino por desarrollar. Los primeros contratos a juveniles en el Ciclón, si sirve de ejemplo los que firmaron en los últimos años Adolfo Gaich o Elías Pereyra, estuvieron entre los 25.000 y 35.000 pesos mensuales.

Matías Lammens, presidente de San Lorenzo, se mostró optimista con respecto al crecimiento del fútbol femenino a corto plazo y estableció el objetivo de que "todo el plantel sea profesional desde la temporada que viene". El titular del Ciclón habló de "gran orgullo y privilegio" sobre este cambio que en el Bajo Flores están encabezando y agregó: "Hay que destacar la repercusión que está tomando y seguramente sume ingresos genuinos y pueda autofinanciarse. Esto va a atraer a marcas que quieran participar".

Para Lammens, "esto trasciende el deporte, es algo más en lo que está sucediendo en la sociedad y que tiene que ver con seguir trabajando en lo que el movimiento de mujeres viene peleando hace años, que es la igualdad".

Las 15 contratadas por el Ciclón

#FútbolFemeninoProfesional [R][R] Historia pura: las 15 flamantes futbolistas profesionales de #SanLorenzo E. MedinaS. RamírezC. LópezF. SilveraD. MolinaM. VargasM. PereyraR. CorreaL. AntequeraV. PreiningerF. CoronelR. VázquezA. ÁlvarezF. SalazarM. Sánchez pic.twitter.com/5Jz7KWKZ4c&- San Lorenzo (@SanLorenzo) 12 de abril de 2019

Macarena, nacida hace 27 años en Santa Fe, es delantera, estudia Trabajo Social en la UBA y dejará de lado sus dorsales más tradicionales (7, 9 u 11) en tiempos de menor exposición. "El número de camiseta que elegí es el último que usé. El 17, la desgracia. Mi desgracia, aquella que transformé", explicó. "Es importante el rol de los sponsors y la difusión, que en los últimos meses fue como nunca antes. El fútbol femenino es el futuro".

"Hubo muchas jugadoras que se retiraron de la actividad sin haber firmado nunca un contrato", se lamentó la santafesina, quien comenzará a entrenarse con el club aunque todavía no podrá jugar. Para ello, San Lorenzo se deberá hacer una gestión especial por ella .

Las otras 14 futbolistas que conforman el primer grupo de contratadas son Eliana Medina, Sindy Ramírez, Cecilia López, Federica Silvera, Debora Molina, Milagros Vargas, Maricel Pereyra, Rocio Correa, Lavinia Antequera, Vanina Preininger, Florencia Coronel, Rocío Vázquez, Ariana Álvarez y Florencia Salazar.

"Es importante que la actividad se federalice y se trabaje mucho en las divisiones inferiores y que se llegue a los 30 contratos por club", añadió Sánchez Jeanney, quien con la UAI Urquiza consiguió cuatro títulos de la máxima categoría local y disputó tres Copas Libertadores, pese a cobrar un viático que a penas le alcanzaba para trasladarse a los entrenamientos.

Fuente de la noticia (La Nacion)