Con una larga batalla por delante para evitar su extradición a Estados Unidos, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, despertó hoy en una celda de Londres y recibió el apoyo del Partido Laborista británico, que exhortó al gobierno conservador a bloquear su entrega a Washington.
Tras el dramático desenlace de su estadía de siete años en la embajada de Ecuador en Londres, la politización en torno a Assange dentro y fuera del Reino Unido refleja el extendido interés en el futuro legal de un hombre cuyo caso desató un gran debate global sobre seguridad, libertad de expresión y derecho a la información.
El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos dijo hoy que seguía de cerca la situación de Assange y que esperaba que todas las partes garanticen su derecho a un juicio justo, luego de que relatores especiales de Naciones Unidas expresaran ayer temores a una vulneración de sus libertades.
Horas después de que policías lo sacaran ayer a la fuerza de la embajada, el ciberactivista australiano, de 47 años, apareció ante un juez por haber violado su libertad bajo fianza en 2012 y para enfrentar un subsecuente pedido de extradición de Estados Unidos.
Ecuador retiró el asilo político a Julian Assange Fuente de la noticia (Telam)