Teherán y Bagdad buscan estrechar lazos ignorando presión de EE.UU.

El mandatario iraní, Hasan Rohani, fue recibido por su contraparte iraquí, Barham Saleh, y por el primer ministro, Adel Abdelmahdi, en reuniones marcadas por las promesas de mayor intercambio comercial y de acercar aún más a los dos países.

El presidente iraní, Hasan Rohani, se reunió este lunes en Bagdad con las máximas autoridades de Irak en su primera visita y en un intento por consolidar la creciente alianza política y comercial con su vecino, pese a las presiones de Washington para que se distancien y aislar a Teherán.
La coincidencia religiosa entre los dos gobiernos quedó clara desde el momento en que Rohani pisó territorio iraquí.
Lo primero que hizo fue trasladarse a la ciudad de Al Kadhimiya, situada al norte de la capital iraquí, para visitar las tumbas de los imanes chiítas Musa bin Yafar y Moahmed al Yawad.

???? El presidente de #Irán, Hasan #Rohani, llegó a #Bagdad en su primera visita al país vecino con el objetivo de afianzar la relación política con #Irak ante las presiones de #EEUU para que se distancien. (few) https://t.co/QEai6Oyfpu

— DW Español (@dw_espanol) March 11, 2019

Además, en su agenda tiene programado un encuentro a solas con la máxima autoridad religiosa chiíta del país, el ayatollah Ali al Sistani.
Tras homenajear a dos de las figuras chiitas más importantes del país, el presidente iraní volvió a Bagdad y se dirigió al Palacio presidencial Al Salam y, luego, a la sede del gobierno. Fuente de la noticia (Telam)