El cantante nacido en Sudáfrica llegará para la segunda fecha del festival

Tamara Talesnik SEGUIR Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 11 de marzo de 2019 • 15:33

Nacido en Sudáfrica y criado entre Australia e Internet, Troye Sivan decidió a mediados del año pasado que iba a hospedarse en el pop mainstream a partir del lanzamiento de " Dance to This" junto a Ariana Grande. El single adelantaba algo de lo que sería Bloom, su segundo disco, una narración electro pop vulnerable y celebratoria sobre ser un varón gay en Los Ángeles en la actualidad, y un centennial atravesando las primeras experiencias de la adultez.

Sivan se presentará en el segundo día del próximo Lollapalooza y su sideshow, programado para el jueves 28 de marzo en Niceto Club, fue el primero en agotarse. El pop star de esta era viene acumulando fans de forma paulatina desde su época youtuber previa a ser fichado por EMI Australia, define como "emocionante" la nueva dimensión política que está tomando la música pop y promete hacer bailar con su estridencia y sus pasos espontáneos desde la esquina de Palermo al Hipódromo de San Isidro.

Empezaste cantando en el coro de una sinagoga. ¿Ese fue tu primer acercamiento a la música? ¿Cómo empezaste a escribir tus propias canciones?

Empecé a escribir música porque sabía que me encantaba. Me encantaba cantar mis canciones favoritas y empecé a crear. Fue una combinación de todas las cosas que realmente me gustaban. Mi estilo de escritura, los sonidos, los instrumentos o lo que sea que fuera: quería descubrir qué era eso, cómo sonaba la música que yo hacía. Así que sí, básicamente la inspiración se volvió algo profesional y ahora es como terapia.

¿Tenías modelos a seguir o con quiénes identificarte en la cultura pop cuando crecías? ¿Cómo cambió, o no, esto a partir de tu contacto con Internet?

Creo que no tenía tantos. Realmente amaba a Amy Winehouse, amaba a Michael Jackson. Una vez que descubrí Internet empecé a encontrar personas que eran como yo y eso cambió todo. Cambió cómo me sentía. Me empecé a sentir escuchado, entendido. Empecé a sentirme un poquito más normal en ese momento de mi vida.

Saliste del closet en YouTube antes del lanzamiento de tu primer disco. ¿Pensás que es una responsabilidad tu visibilidad como LGBTQ+?

La única responsabilidad que siento ante mí mismo es ser honesto sobre mi vida. Compartir exactamente lo que querés compartir y por lo que querés ser escuchado. El resto no es muy importante. Realmente disfruté la forma en la que me sentí después de liberarme a mí mismo de esa manera.

Bloom parece tan íntimo y privado que cuesta imaginar que no lo escribiste solo, ¿cómo fue escribir con otros?

Escribo con mis mejores amigos y ellos ya saben todo de mi vida, y ser abierto y compartir el proceso con alguien más fue de gran ayuda. Me sirvió para sacar lo mejor de mí y explorar otros aspectos de mi vida.

Venís al Lollapalooza. ¿Qué expectativas tenés para tus shows en Latinoamérica?

Escuché que tocar en Latinoamérica es lo más divertido que hay en el mundo. La energía de los shows, los lugares son hermosos, la comida es increíble. Así que realmente estoy muy emocionado y espero que el público sienta mi energía en el escenario y que yo pueda responder a la suya.

Por: Tamara Talesnik