La feliz pareja anunció su compromiso el sábado por la noche

Comentar (0) Me gusta Me gusta Compartir E-mail Twitter Facebook WhatsApp Obtener link Guardar 12 de marzo de 2019 • 18:19

El sábado sorprendieron con la noticia del compromiso, sin embargo, pocas horas después el casamiento de Jennifer Lopez y Alex Rodriguez parecía peligrar cuando un ex jugador de bésibol comenzó a acusarlo a él de infidelidad. Para despejar estos rumores, la cantante decidió compartir las fotos del momento en que aceptaba la propuesta de su novio.

"3.9.19", decía el epígrafe que acompañaba a las tres imágenes que subió JLo en su cuenta de Instagram. En la primera se lo puede ver a él de rodillas en la playa, con el atardecer de fondo y sosteniendo la caja del anillo mientras ella, con un vestido blanco, lo mira a los ojos. En la segunda, la cantante extiende su mano izquierda mientras se lleva la derecha a su boca en señal de incredulidad. En la tercera, con el anillo ya en su dedo, se inclina para besar a su futuro esposo.

Ver esta publicación en Instagram

3.9.19[R][R]

Una publicación compartida por Jennifer Lopez (@jlo) el

Minutos después de que ocurriera el compromiso, ambos compartieron la noticia con sus seguidores. "Ella dijo que sí", publico él en su cuenta de Instagram junto a una foto en donde se ve el costoso anillo que le regaló a su amada. Ella replicó la misma foto, pero en lugar de escribir un mensaje solo agregó muchos corazones como descripción.

Ver esta publicación en Instagram

Locking it down. [R] #futuremrsrodriguez

Una publicación compartida por Alex Rodriguez (@arod) el

"Todos quieren una historia de cuentos de hadas. Todos quieren una comedia romántica con final feliz. Nosotros también", le decía ella a la publicación USA Today en el mes de diciembre, cuando le preguntaron sobre su relación. "Pero no es una película, aunque vean las cosas que mostramos en las redes sociales. Somos felices, vamos enfrentando día a día lo que pasa, y es genial", agregaba.

"Lo entiendo de una forma que creo que nadie más puede entenderlo, y él me entiende de una manera que nadie más podría. Nos ponemos mucha presión a nosotros mismos para ser geniales, para ser los mejores todo el tiempo. Entendemos eso el uno del otro. Cuando empezamos a salir pensamos: 'Por favor, yo soy igual'".