Probamos la Galaxy Tab S4 y la Galaxy Tab A, orientadas al hogar y a la productividad laboral Fuente: LA NACION

Franco Rivero SEGUIR

El lanzamiento de tabletas de primera línea en el mercado local parece no desacelerarse. Y es que los argentinos tienen especial afinidad por este tipo de productos. Si bien en 2018 hubo un retroceso en sus ventas, lo que sucede en nuestro país con respecto al resto del mundo es bastante particular. En 2017 la venta de estos productos había crecido, mientras que en otros mercados las tabletas se vendían cada vez menos.

Dentro de las propuestas locales, Samsung renovó su familia de tabletas con el lanzamiento de la Galaxy Tab S4 y la Galaxy A, que ya se encuentran en locales de venta minorista.

Al comenzar a interactuar con ambos productos y con la pantalla aún apagada, es bastante difícil notar diferencias, y es que, salvo por algunos detalles, las dos tabletas mantienen la misma estética en su diseño.

Claro que al encender las pantallas cada una nos recibirá con el nombre de su modelo y allí las dudas se terminan permitiendo analizar cada producto por separado.

Volviendo al diseño, y como dijimos antes, ambos modelos fueron construidos para pertenecer a una misma familia, solo que la Galaxy Tab S4 es un producto superior desde todos los puntos de vista.

Ambas tabletas montan una pantalla de 10.5"; la Galaxy Tab S4 tiene mayor resolución (2560 × 1600 pixeles) y monta un panel AMOLED. Por su parte, la Galaxy Tab A debe conformarse con una resolución más baja (1920 × 1200 pixeles) y un panel LCD TFT. Esta diferencia se hace presente al aumentar el brillo de las pantallas: en la Galaxy Tab S4 obtenemos un mayor nivel de brillo y se puede utilizar perfectamente cuando la luz del sol le da de forma directa, algo que no pudimos hacer con la Tab A en las pruebas que realizamos. Para finalizar con este punto, la Galaxy Tab S4 tiene una mejor relación cuerpo-pantalla: aprovecha mejor su frente y casi no tiene bordes. Por otro lado, la Tab A ostenta bordes más gruesos alrededor de la pantalla.

Al manipular los equipos notamos que la Tab S4 es más fina, mientras que la Tab A es más gruesa y por ende algo más pesada.

La disposición de la cámara se mantiene exactamente igual en las espaldas de las tabletas: se encuentran en el centro superior con el flash debajo. Mientras en la Tab S4 se encuentra al ras de la carcasa, en la Tab A sobresale un poco, siendo el primer contacto con la mesa al apoyarla. En cuanto a calidad de los sensores, la Tab S4 monta uno de 13 MP en la cámara principal y otro de 8 MP en la secundaria; por su parte, el sensor principal de la Tab A es de 8 MP y tiene uno de 5 MP para la cámara para selfies.

Ambas pueden grabar videos en 30 fotogramas por segundo (FPS), solo que la Tab S4 lo hace en resolución 4K (3840 × 2160) y la Tab A, en Full HD.

La parte posterior de ambos productos es similar, solo que en el caso de la Tab A se utilizó una superficie de goma que la hace antideslizante, mientras que en la Tab S4, se eligió una superficie plástica y brillante que le da un mejor acabado.

Al reproducir contenido multimedia, ambas tabletas tuvieron un destacado desempeño. Poseen cuatro parlantes con sonido envolvente con Dolby Atmos. Si bien en ambas los resultados fueron buenos, la Tab S4 tiene un mayor caudal de volumen. Como punto negativo, podemos decir que a los dos modelos les falta algo de refuerzo para sonidos graves.

En cuanto a velocidad de procesamiento de datos, la Tab S4 vuelve a sobresalir con un Snapdragon 835 y 4 GB de memoria RAM, mientras que la A10 debe conformarse con un procesador de gama media, un Snapdragon 450 y 3 GB de RAM.

Para almacenar datos, la Tab S4 incluye una memoria de 64 GB y la Tab A una de 32 GB.

¿Cuál comprar?

Si bien desde el punto de vista estético parecen el mismo equipo, se trata de dos soluciones que apuntan a diferentes mercados. Mientras la A10 es una tablet de gama media (que viene a medirse con exponentes como la Mediapad M3 Lite de Huawei), la Tab S4 es una tableta de alta gama. Dicho esto, dependerá del uso que vaya a darle el usuario para considerar cada compra.

La Galaxy Tab A10 ya se consigue en los Samsung Stores, Garbarino y Compumundo a $21.999, mientras que la Galaxy Tab S4 se vende en exclusiva en locales Samsung Store y de forma online a un precio de $39.999.

Para finalizar, la Galaxy Tab S4 puede considerarse también para el uso corporativo. Incluye la interfaz Samsung DeX; tan solo con presionar un icono, es posible cambiar del modo tablet al modo escritorio para trabajar fácilmente con aplicaciones de productividad como Microsoft Office. También se pueden sumar el uso de un teclado exclusivo ($4599), el famoso S Pen y un adaptador HDMI a USB-C para duplicar la pantalla a un monitor de proporciones más generosas. ß Franco Rivero

Por: Franco RiveroFuente de la noticia (La Nacion)

Comentarios