En medio del impacto, la AAT reacciona frente al caso Trungelliti: Calleri se puso a disposición del santiagueño

Marco Trungelliti ya regresó a Europa Fuente: LA NACION – Crédito: Hernán Zenteno

La decisión de Marco Trungelliti (114° de ATP) de confesar, en LA NACION, la denuncia que hizo ante la Unidad de Integridad del Tenis (TIU) luego de recibir -a mediados de 2015- una propuesta para entrar en una suerte de sistema oscuro para "arreglar" partidos, movió los cimientos de un mundo que conoce a la perfección lo que ocurre desde hace años en los distintos niveles del circuito pero que muchas veces -por temor, complicidad u otras razones- prefiere mirar hacia otro lado. Según reveló el tenista nacido en Santiago del Estero hace 29 años, aquella notificación a la TIU y la investigación del organismo con sede en Londres provocó efectos colaterales: se ganó la desconfianza y el desprecio de una buena porción de sus colegas argentinos después de que esa información llevara, en parte, a las posteriores sanciones de Nicolás Kicker , Federico Coria y Patricio Heras, los tres con distintas responsabilidades y castigos.

Trungelliti, el argentino que desafió a la mafia que arregla partidos

Con el ATP 250 de Buenos Aires en marcha, los pasillos del Buenos Aires Lawn Tennis Club se llenaron de versiones, opiniones y reacciones. Algo similar sucedió en la prensa internacional, que se hizo eco de la noticia. Por lo pronto, Trungelliti dejó la Argentina, se instaló en Andorra, donde vive desde diciembre pasado, para tratar de descansar la mente antes de retornar al circuito (tiene programado jugar en el ATP de San Pablo, desde el 25 de este mes).

La entrevista que Marco Trungelliti le concedió a LN+

04:00 <![CDATA[ .cls-1 { fill: #1ca3ff; } .cls-2 { fill: none; stroke: #fff; stroke-width: 1.2px; opacity: 0.96; } ]]> Video

La Asociación Argentina de Tenis , que evalúa presentar en los próximos días un programa para que los más jóvenes cuenten con distintas herramientas y traten de no caer en las garras de las mafias, tomó nota de la confesión de Trungelliti. Está claro que las decisiones individuales de los jugadores con respecto a los arreglos de partidos no son responsabilidad de la AAT, pero la entidad sí tiene la obligación de encender la alarma, preocuparse y educar si los casos se repiten. Ayer por la tarde, el presidente de la AAT, el cordobés Agustín Calleri , se comunicó telefónicamente con Trungelliti para conocer un poco más su situación y brindarle su apoyo. "Hablé con Agustín (Calleri). Me expresó que cualquier cosa que necesitara la podía hablar con él y que cuento con la Asociación", le contó Trungelliti a LA NACION, desde Andorra.

Tras la publicación del domingo pasado, LA NACION se puso en contacto con la TIU, que opera como ente independiente y es financiada por los siete poderes principales del tenis: la Federación Internacional de Tenis, la ATP, la WTA, el Abierto de Australia, el Abierto de Francia, Wimbledon y el US Open. La TIU, enterada del informe y de que LA NACION cuenta con el material oficial que se utilizó en los juicios a los tenistas argentinos y en las distintas entrevistas de la investigadora Dee Bain con Trungelliti (una de ellas, en noviembre de 2015, en un hotel de Vicente López con una intérprete de por medio), fijó su posición, mediante Mark Harrison, Jefe de Comunicaciones del organismo: "Gracias por ponerse en contacto con la TIU. Soy consciente de su historia sobre el Sr. Trungelliti. Todas las investigaciones y audiencias disciplinarias de la TIU se llevan a cabo de manera confidencial. Entonces, de acuerdo con esa política, y al comprender su interés en este asunto, rechazaremos educadamente su solicitud de entrevistar a la investigadora Dee Bain".

Marco Trungelliti explains how he rebuffed an approach to fix matches & then cooperated with the Tennis Integrity Unit. Says he now feels ostracized by Argentine tennis in wake of others' penalties. Fine reporting by @sebatorok of Argentina's @LaNacion https://t.co/eHDmTONE79&- Christopher Clarey (@christophclarey) February 11, 2019

Según se pudo confirmar, esta semana hay, de incógnito, integrantes de la Unidad de Integridad del Tenis recorriendo las instalaciones del Argentina Open, como también ocurre en los otros torneos del circuito. ¿Con qué objetivo? Detectar focos de corrupción. La semana pasada, en el Córdoba Open, la policía retiró del court central a un extranjero que estaba "pasando datos al exterior". Los apostadores ilegales y manipuladores que merodean las canchas de tenis son beneficiados por el delay o la demora de unos diez segundos que hay entre lo que sucede en vivo y lo que se emite por Internet, tanto en imágenes (Live Streaming) como en resultados (Live Score). Esos diez segundos pueden resultar ínfimos, pero son una eternidad en procedimiento de la apuesta. El tema genera distintas ramificaciones y no se terminará acá.

Fuente de la noticia