Tato Bores, a 23 años de su muerte su recuerdo y sus monólogos siguen vigentes

Tato y sus inseparables peluca y anteojos Fuente: Archivo

Marcó una época con sus monólogos en diferentes ciclos televisivos. Renovó completamente el humor político y probablemente fue el más brillante humorista argentino. A 23 años de su muerte, ocurrida el 11 de enero de 1996 tras una larga lucha contra el cáncer, recordamos a Mauricio Borensztein, más conocido como Tato Bores , quien se convirtió en una leyenda de la televisión argentina.

Tato Bores, un grande del humor

01:24 <![CDATA[ .cls-1 { fill: #1ca3ff; } .cls-2 { fill: none; stroke: #fff; stroke-width: 1.2px; opacity: 0.96; } ]]> Video

A través del humor, dijo lo que nadie podía o quería decir. Sus críticas mordaces y su prosa a gran velocidad eran su marca registrada para explicar lo que pasaba en el país. 23 años después, muchos de sus monólogos siguen vigentes.

"Hace 30 años que vengo diciendo las mismas cosas: cambian los pecadores, pero los pecados no. Los intendentes y concejales son distintos pero las cañotas son las mismas. Los ministros y funcionarios entran y salen pero la corrupción firme. Los legisladores se renuevan, pero los bochornos siguen. Los presidentes pasan, pero las calamidades quedan", decía en unos de sus grandes textos.

En 1954 se casó con Berta Szpindler, con quien tuvo tres hijos: Alejandro, Sebastián y Marina, quienes luego serían productores de sus ciclos.

Tato con sus tres hijos: Alejandro, Sebastián y Marina
Tato con sus tres hijos: Alejandro, Sebastián y Marina Fuente: Archivo

Tato expuso como ninguno su crítica mirada del país en diferentes ciclos televisivos: desde 1957 en "Caras y Caretas", sus varios ciclos en Canal 13, hasta su despedida en "Good Show", por Telefe en 1993. En sus programas, si bien los monólogos eran el eje del fundamental, también tenía musicales y sketchs desopilantes con su galería de personajes.

Tato en uno de sus desopilantes sketchs
Tato en uno de sus desopilantes sketchs Fuente: Archivo

"El actor cómico de la Nación", como alguna vez se autoproclamó, hizo reír a millones de argentinos a lo largo de más de cuatro décadas. Dejó un vacío enorme.

Tato portaba en su documento el nombre de Mauricio Borensztein
Tato portaba en su documento el nombre de Mauricio Borensztein Fuente: Archivo

¡Vermouth con papas fritas y good show!

Fuente de la noticia