Renunció un magistrado de la Corte y advirtió sobre el peligro de una guerra civil

Solís envió una carta pública "de renuncia y denuncia" a los mandatarios y al presidente del Parlamento, el oficialista Gustavo Porras, con fecha del 8 de enero pero difundida hoy por la prensa local.

El juez de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua Rafael Solís renunció a su cargo con duras críticas al presidente Daniel Ortega y a la primera dama y vicepresidenta, Rosario Murillo, a la vez que advirtió que el país puede caer en una guerra civil si antes no ocurre "un milagro".
El magistrado también renunció a su militancia en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), la fuerza en la que militó durante 43 años, y a todos sus cargos políticos.
Solís, quien fue padrino de bodas de Ortega y Murillo y considerado el operador político del FSLN en el Poder Judicial, acusó a los dignatarios de no actuar con sensatez y cordura en la crisis que vive el país desde el 18 de abril pasado, sino con el afán de imponer un "Estado de terror" con el uso excesivo de fuerzas parapoliciales.
Fuente de la noticia