Netflix: Nostalgia de la buena en Derry Girls

Derry Girls, una comedia con nostalgia por los años noventa

Derry Girls (Gran Bretaña, 2018). Creadora: Lisa McGee . Elenco: Saoirse-Monica Jackson , Louisa Harland, Jamie-Lee O'Donnell, Nicola Coughlan, Dylan Llewellyn. Disponible en: Netflix . Nuestra opinión: Muy buena.

La nostalgia es un negocio sumamente rentable. Aquello de todo tiempo pasado fue mejor se utiliza muchas veces como premisa de despegue, a confirmar o refutar según la época que se revise o el punto de vista con el que se lo haga.

Trailer de Derry Girls

01:00 <![CDATA[ .cls-1 { fill: #1ca3ff; } .cls-2 { fill: none; stroke: #fff; stroke-width: 1.2px; opacity: 0.96; } ]]> Video

Si algo probó Stranger Things es que la originalidad no es un requisito necesario para tener un éxito enorme entre manos si se cuenta con suficientes referencias reconocibles del pasado y un elenco joven y carismático. Ingredientes que tiene de sobra a Derry Girls que además suma un par de elementos que la distinguen del resto de los ciclos del género nostálgico. Por un lado, la serie de seis episodios de Netflix deja de lado los transitados años 80 y se mete de lleno en los recuerdos de los 90 y además lo hace con una perspectiva tan personal como graciosa y emotiva.

La serie creada por Lisa McGee ( Being Human), transcurre en Derry, el pueblo natal de la autora, en Irlanda del Norte, durante el tiempo en que los conflictos políticos y religiosos en la región atravesaban la vida cotidiana de sus habitantes al ritmo de las canciones de The Cranberries y The Corrs. Aunque, más allá de los desvíos del micro escolar por una bomba dejada en el puesto militar, las cuatro adolescentes en el centro del relato se parecen a cualquier chica de su edad, más allá de su lugar de nacimiento. Caprichosas, rebeldes, convencidas de que el mundo gira en torno a ellas y completamente adorables. Ahí está Erin (Saoirse-Monica Jackson), la sensible líder del grupo en eterna pelea con su mamá y con su despistada prima Orla (Louisa Harland) incapaz de entender los límites del ridículo; Michelle (Jamie-Lee O'Donnell) la chica mala del grupo fascinada con los personajes de Pulp Fiction; la nerviosa Clare (Nicola Coughlan) y la quinta "chica" honoraria, James (Dylan Llewellyn), el visitante inglés dulcemente malinterpretado por todos.

Más allá del grupo de adolescentes protagonista cada uno de los personajes que lo rodean, los padres, la tía y el abuelo de Erin, la monja que dirige su colegio y hasta la vendedora de la grasosa cena de los viernes, están cuidadosamente construidos para darle profundidad, humor y contenido a esa particular aldea irlandesa en ese particular momento histórico. Parecida a nada y al mismo tiempo inmediatamente reconocible cuando la narración veloz y ocurrente se enfoca en las dinámicas familiares. Más allá de que ocurran en el peculiar y violento conflicto bélico que siempre existe, amenazante, con tomar el centro de la escena.

Fuente de la noticia