Maxi López, sobre Wanda Nara: "Me llama cuando su marido está en la concentración"

En una entrevista radial, el delantero de Vasco da Gama dejó en claro que la relación con su exesposa no es buena y que no piensa "entrar en su juego"

Cuando todo parecía que la relación entre Wanda Nara y Maxi López había mejorado, o al menos comenzaba a distenderse, el delantero del Vasco da Gama derribó con un puñado de frases aquella presunción.

En una entrevista concedida al programa Un buen momento, de radio La Red, López comenzó explicando: "Me pasé todas las vacaciones del fútbol brasilero en Italia, durante un mes, para pasarla con mis hijos y no interrumpir sus planes. Porque obviamente van al colegio, se entrenan y me acoplé un poco a los planes que eran de ellos. Pero todo el tiempo me encuentro con una persona que buscó bloquear esa relación que intento establecer con mis chicos. Es difícil porque siempre son problemas, siempre hay un 'pero'".

"Si viajo para allá, se lleva a los chicos. Un montón de situaciones que vivo desde hace varios años y que no cambian", dijo en relación a su exesposa. "Ella lo toma como un juego, haciéndome entrar en la casa de ella o llamándome cuando su marido está en la concentración… Y romper y hacer cosas que no están buenas, más que nada por los nenes. Es una mina que se casó, que ya tuvo otros nenes y yo solo quiero mantener el vínculo con mis hijos y nada más", disparó, sembrando varias dudas.

Entonces, los conductores le preguntaron cuál era el motivo de esos llamados. "No sé para qué llama… Porque me llama en días puntuales. Lo que pasa es que yo ya no entro en el juego que ella quiere hacer creer o quiere demostrar. No entro, porque si no me enrosco y después no hablo durante meses con los chicos. Todas cosas que son así porque la mujer y en este caso, la madre de los chicos, vive con ellos", respondió, sin dar demasiados detalles.

El delantero también se refirió a la relación que mantiene con su examigo y actual marido de Nara, Mauro Icardi , y en especial a aquel partido entre el Inter y el Udinese en el que las cámaras tomaron el momento en el que, tapándose la boca, se nota que le dice algo. "No voy a contar qué le dije. Las cosas que pasan adentro de la cancha, yo digo siempre que quedan adentro de la cancha (…) Jugué en siete equipos de Italia y tengo amistades en todos los equipos, pero hay situaciones, mensajitos o alguna palabras que en el único lugar donde me lo cruzaba era la cancha y por ahí se intercambiaban algunas cosas. No viene al caso, porque si no la representante de él escucha el mensaje y me paso dos meses sin hablar con los chicos. Prefiero evitar algunas polémicas", aseguró con ironía.

Sobre la sorpresiva fotografía en la que se lo ve junto a su excuñada, Zaira Nara, durante año nuevo-que fue la que dio a entender que las relaciones familiares habían mejorado- también dio su versión: "No, la verdad que las cosas no están bien. No entiendo por qué hace estas cosas. Yo ese día tenía que pasar el fin de año con los chicos y ella se opuso de nuevo completamente. Me dijo 'vení a la casa de mi hermana y los venís a ver'. Estuve una hora más o menos peleando por teléfono para ver a los nenes y no me los quería dar. 'Tenés que entrar en casa', me dijo, y yo obviamente no quería entrar en la casa. Una situación un poco absurda, pero no sé qué es lo que tiene en la cabeza, haciendo estas cosas".

"No sé cuál es el objetivo que tiene en la cabeza, no sé que es lo que quiere generar, porque desde el momento en que no me permite ver a mis hijos, no están bien las cosas. Yo cumplo con otras cosas, como ella quiere, y ella no cumple con el rol de madre. (…) Me hizo entrar en casa, estuve ahí con mis chicos porque, obviamente por ellos hago eso y más también. Es lo que le divierte a ella, generar este tipo de polémicas y yo trato de escaparme, porque confunde a los chicos y no está bien", finalizó.

Fuente de la noticia