Con banderas, pañuelos y velas rojas, el color que identifica a Antonio Gil, los fieles provenientes de todo el país y también de países limítrofes, expusieron su devoción, prometieron y agradecieron, como cada 8 de enero.
Una multitud se concentró en el santuario, la iglesia y ante la tumba del Gauchito Gil en el cementerio de la localidad distante a 250 kilómetros de la capital provincial.
El viceintendente de Mercedes, Diego Caram, dijo a Télam que la celebración fue “espectacular” y con "buen clima".
Caram estimó que "más de 200.000 personas" participaron de la festividad en los últimos cuatro días y agregó que “seguramente serán muchas, porque continuará llegando gente durante el fin de semana”.
Fuente de la noticia