Esta es la tercera y última operación de desinversión en la Argentina, que incluyó también la venta de las subsidiarias Avex y Quickfood. El total de los activos vendidos en el país totalizó U$$ 145,5 millones.

Comentarios