El progresismo sepultó la invitación de Lousteau de sumarse a Cambiemos

El exembajador en EE.UU. sugirió que el oficialismo podría incorporar a Stolbizer y Lifschitz, pero generó fuertes cuestionamientos en la oposición

Sorpresa y terminante rechazo. La reaparición mediática de Martín Lousteau -y su propuesta de ampliar Cambiemos con la inclusión de más dirigentes progresistas- fue recibida de ese modo por el socialismo santafecino y la líder de GEN, Margarita Stolbizer , quienes reafirmaron que apuestan a la conformación de un frente electoral de centroizquierda alejado tanto del kirchnerismo como del Gobierno, a quien ven "hegemonizado" por Pro.

"Eso está en la imaginación de Lousteau, pero nosotros tenemos una posición muy crítica con este Gobierno, queremos construir una alternativa superadora por fuera de Cambiemos", dijo el gobernador socialista de Santa Fe, Miguel Lifschitz , a radio El Destape. Agregó que está en conversaciones con el peronismo "alternativo" y el radicalismo. Mencionó a Sergio Massa y Roberto Lavagna, entre otros.

"La única salida para la Argentina, por el tema económico, el desarrollo, generación de empleo, el federalismo, es cambiar el modelo actual de gobierno y no volver al anterior", afirmó el mandatario provincial, que ya anunció que "jugará" en el decisivo año electoral que se inicia, tal vez como candidato a diputado provincial, mientras que Antonio Bonfatti intentará retener la gobernación santafecina, contra fuertes rivales como José Corral (Cambiemos) y Omar Perotti (PJ).

Con parecidos argumentos, Stolbizer (mencionada por Lousteau además de Lifschitz y Ricardo Alfonsín ) también dejó en claro que no piensa sumarse al oficialismo. "Nosotros no somos el progresismo de la derecha, lo respeto a Lousteau, pero no nos vamos a sumar a Cambiemos (.) vamos a trabajar en una alternativa electoral por fuera de Cambiemos y de los K", afirmó la exdiputada.

Ayer, Stolbizer emitió un duro comunicado titulado "vamos por la confluencia socialdemócrata en Argentina", en la que afirma que el Gobierno "no cree en la política ni en el Estado", que aumentó la pobreza y no se preocupa por la educación.

"Argentina necesita una verdadera alternativa. Y eso no es sumándose a la grieta sino confrontando con ella. Superando esa falsa opción binaria", escribió la exdiputada junto al actual presidente del GEN, Sergio Abrevaya.

En ese ese partido explicaron a LA NACIÓN que Lousteau "dijo lo que dijo porque está en una situación incómoda", ya que fue embajador de este Gobierno y forma parte de la UCR porteña, que desde hace meses intenta un acercamiento con el jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta , mientras sostiene un perfil crítico del gobierno nacional, sobre todo en su política económica.

Sectores de la UCR (oficialistas y más distantes de la Casa Rosada) impulsan la candidatura de Lousteau a presidente, en una interna con el propio Mauricio Macri. Otra opción bien vista por Pro -al menos hasta hace pocas semanas- era la de una candidatura a senador de la Capital por Cambiemos. Los referentes progresistas también lo quisieran contar como candidato a presidente, pero en una confluencia de centroizquierda por fuera del kirchnerismo y el macrismo.

Sectores de la UCR (oficialistas y más distantes de la Casa Rosada) impulsan la candidatura de Lousteau a presidente, en una interna con el propio Mauricio Macri . Otra opción bien vista por Pro -al menos hasta hace pocas semanas- era la de una candidatura a senador de la Capital por Cambiemos. Los referentes progresistas también lo quisieran contar como candidato a presidente, pero en una confluencia de centroizquierda por fuera del kirchnerismo y el macrismo.

"Intenta fortalecer su posición al interior de Cambiemos, él sabe que es absolutamente inviable que nos acerquemos al Gobierno. Si va por adentro va a ser una figura decorativa, pero si va por afuera puede tener un gran protagonismo. Se le está pasando el tiempo", afirmó, por lo bajo, un socialista que conversa con Lousteau.

En una entrevista con Clarín, sin embargo, Lousteau reiteró que su ambición es pelear por la jefatura de gobierno, que perdió a manos de Rodríguez Larreta hace cuatro años. "Lo vemos algo perdido a Martín, y mejor que siga así porque cuando se enfoca es más preocupante", afirmaron con una mezcla de ironía y sinceridad desde el gobierno porteño, dónde también criticaron los recientes encuentros de Lousteau con referentes del peronismo dialoguista.

En la Casa Rosada no se mostraron preocupados: afirmaron que los dirigentes mencionados por Lousteau "o no tienen experiencia de gestión, como Stolbizer y Alfonsín, o no han hecho una gran performance como gobernantes, como Lifschitz", dijo un vocero gubernamental.

Fuente de la noticia