Así fue el final de Mi hermano es un clon

Casamientos, embarazos múltiples y un gran interrogante en el capítulo final de la comedia protagonizada por Nicolás Cabré Crédito: Prensa Eltrece

Mi hermano es un clon fue una de las grandes apuestas de ElTrece en materia de ficción durante 2018. Lo antecedía Simona, un éxito que supo esquivar incluso al escándalo que envolvía a su protagonista adulto, Juan Darthés, en ese momento acusado por Calu Rivero de acoso y por Natalia Juncos y Anita Co de abuso sexual. Sin embargo, el programa encabezado por Nicolás Cabré , nunca despegó y fue, incluso, víctima de las ironías de Marcelo Tinelli, en alusión al bajo piso de rating con el que debía arrancar cada noche ShowMatch.

Este viernes, el programa llegó a su fin. Y lo hizo con todos los condimentos esperables: casamientos, embarazos y conflictos que se resuelven casi por arte de magia. Sin embargo, termina surgiendo un interrogante que dejará a todos expectantes.

Los dos hermanos y sus respectivas novias finalmente pudieron vivir sus historias e amor en paz
Los dos hermanos y sus respectivas novias finalmente pudieron vivir sus historias e amor en paz Crédito: Prensa Eltrece

Una de las parejas protagónica, conformada por Lara ( Gimena Accardi ) y Mateo (Cabré), finalmente decide casarse. Pero, como suele suceder en estos casos, surgen algunos imprevistos que ponen en riesgo la llegada a tiempo del novio al altar. El muchacho, claro, finalmente hace su arribo y los felices tortolitos continúan a la espera del nacimiento de sus gemelos. Ámbar ( Flor Vigna ), en tanto, finalmente logra graduarse como médica y por eso su novio, Renzo (Cabré), la sorprende con una invitación a modo de premio: un crucero por Grecia. Además, emocionado y alentado por la paternidad de su hermano, le propone buscar un hijo. Ella acepta gustosa y, un tiempo después, curiosamente, esperan la llegada de mellizas.

Los dos hermanos y sus respectivas novias finalmente pudieron vivir sus historias e amor en paz
Los dos hermanos y sus respectivas novias finalmente pudieron vivir sus historias e amor en paz Crédito: Prensa Eltrece

Todo parece indicar que, después de tantas idas y vueltas, los hermanos Figueroa al fin encontraron su felicidad y viven tranquilos con sus propias vidas y sus propias familias, pero a último momento sale a la luz un inesperado secreto: la existencia de otro hermano, igualito a ellos, viviendo en Canadá. Esta nueva situación abre dos nuevos interrogantes: ¿Cuál fue el límite de su abuelo, responsable de las clonaciones? ¿Cuántos son, entonces, los hermanos?Deberán quienes siguieron la tira a lo largo de estos cuatro meses encargarse de imaginar las respuestas.

Fuente de la noticia