En la tarde de este lunes fue detenido en la ciudad de Rosario, indica el Diario La Opinión  un joven de 30 años de edad que se encontraba prófugo en la causa que se investiga por comercio de estupefacientes en Pergamino  y la zona. Luego de los allanamientos llevados a cabo a mediados del mes de noviembre en el marco de la IPP N° 12.00-003518/18 en la que interviene la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio N° 5 y la Oficina de Coordinación en Materia de Estupefacientes, donde se desbaratada una banda delictiva integrada por cinco personas mayores de edad, vinculada al comercio de estupefacientes en Pergamino y la zona, el principal integrante de la organización había logrado evadir a la justicia local.

Tanto la Fiscalía como así también efectivos policiales, llevaron a cabo numerosos procedimientos tendientes a dar con la obtención de nuevos elementos probatorios como datos que puedan dar con la ubicación del acusado, siendo así que el lunes 26 de noviembre y en el marco de las misma causa se logra la detención del padre del sujeto que fue aprehendido en las últimas horas, un hombre de 49 años de edad aproximadamente y quien a la fecha se encuentra detenido en una unidad dependiente del Servicio Penitenciario Bonaerense. La investigación tuvo su continuidad el miércoles 5 de este mes, cuando se lleva adelante un allanamiento en una nueva vivienda vinculada a los investigados de calle Monroe al 600 de nuestra ciudad donde se incauta una balanza utilizada para el fraccionamiento de las drogas, teléfonos celulares, cuaderno con anotaciones vinculadas con los investigados y un revólver calibre 32 marca Smith & Wesson.

Si bien en cada procedimiento se obtenían nuevos elementos que complicaban cada vez más a los miembros de la banda, la cabeza de la organización no estaba detenida y se ocultaba fuera de Pergamino. Los datos obtenidos en la investigación apuntaban a la ciudad de Rosario como posible lugar, razón por lo que se comisionó a personal de la Delegación de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado para llevar a cabo tareas de inteligencia y averiguaciones en la localidad santafecina, acciones que tuvieron sus frutos logrando identificar los probables domicilios de ocultamiento.

Inmediatamente los efectivos de Drogas Ilícitas se pusieron en contacto con agentes de la Policía Federal Argentina delegación Rosario y coordinando acciones con éstos comenzaron una vigilancia discreta y paciente sobre las zonas de interés.Promediando la tarde del lunes, mientras se controlaba uno de los domicilios, se observa a al joven en cuestión salir confiado del edificio, no esperando que casi en forma inmediata los efectivos de la PFA procedieran a su detención en el lugar, secuestrándosele en su poder dos teléfonos celulares y dinero en efectivo.

Por fin el último de los integrantes de la organización delictiva se encontraba ya detenido. A la fecha se encuentra alojado en custodia en la Delegación de la Policía Federal Argentina de Rosario esperando ser trasladado a Pergamino donde se le recibirá declaración indagatoria en sede judicial.

Un poco de historia

La Policía procedió a la detención de cuatro personas (días más tarde cayó el quinto que se encontraba prófugo), todas de Pergamino, por comercio de estupefacientes, a la vez que secuestró unos dos millones de pesos, alhajas y monedas de oro, además de una importante cantidad de drogas el pasado mes de noviembre.

A mediados de mayo del corriente año se dio inicio a una investigación por comercio de drogas en Pergamino, en la cual intervino la Unidad Funcional de Instrucción N° 5 a cargo de Guillermo Villalba del Ministerio Público Fiscal de esta ciudad, y donde se denunciaban actividades de venta de estupefacientes por parte de un joven pergaminense, con antecedentes penales, que continuaba ejerciendo esta actividad en la ciudad.

Ante esto se dio inicio a la investigación llevada adelante por la Oficina de Coordinación en Materia de Estupefacientes a cargo del doctor Abel Adrián Rodríguez, quien comisionó a personal de la Delegación de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de esta ciudad para la ejecución de tareas de campo en la causa. Tras varios meses de investigación, se fueron aclarando los puntos oscuros de la entramada red delictiva ya establecida en esta ciudad y que tenía su fuente de abastecimiento en la localidad de Rosario, quedando expuestos poco a poco y siendo individualizados los distintos integrantes de la banda local.

Durante los meses venideros se realizaron seguimientos de distintos tipos de cada uno de los investigados, certificándose certeramente el vínculo de cada uno con la actividad y función en que desempeñaba, ya sea de transporte, distribución o venta al menudeo en la ciudad, estableciéndose la periodicidad de los viajes de abastecimiento a Rosario como también quiénes eran los encargados de dicha tarea.

En un momento dado, desde uno de los puntos de observación se informó actividad que daba cuenta de la realización del viaje esperado, el responsable de realizar el viaje hacia la ciudad de Rosario para ir en busca de las sustancias se ponía en movimiento; rápidamente uno de los grupos operativos dio inicio a un seguimiento que los llevaría desde esta ciudad hasta la localidad santafesina.

Paralelamente se implementaba en la ciudad un operativo policial conjunto con personal de la Seguridad Vial perteneciente al Destacamento El Socorro, Personal de la Policía local, Jefatura Departamental, GAD y DDI, quienes se mantenían a la espera para entrar en acción. Pasada la medianoche, y luego de realizar su abastecimiento en Rosario, los investigados emprendieron el regreso a la ciudad, siempre vigilados de cerca por el personal policial, quien alertaba cada uno de sus movimientos.

Al llegar a la altura de la localidad de El Socorro, el vehículo fue interceptado por el personal de Seguridad Vial y Narcotráfico, un automóvil Toyota Corolla en el que se desplazaban dos de los investigados, uno de ellos de 31 años apodado “Pela” y otro de 35 apodado “Beto”, ambos pergaminenses, secuestrándose en el interior del rodado un kilogramo y medio de marihuana y clorhidrato de cocaína y dinero en efectivo. Ambos sujetos quedaron aprehendidos en el momento.

Inmediatamente y con conocimiento de lo sucedido, el doctor Rodríguez tramitó las órdenes de allanamiento ante el fiscal Villalba, ejecutándose a posteriori siete allanamientos en simultáneo, donde se procedió al secuestro de otra cantidad de marihuana ya fraccionada para la venta, balanzas de precisión, elementos de corte y fraccionamiento y medicamentos varios utilizados para aumentar el volumen de la sustancia a fraccionar, como también una suma de aproximadamente dos millones de pesos dispuestas en billetes de diferentes países, alhajas y monedas de oro. Recordar que la banda también llegaba a Colón con los estupefacientes.

Fuente de la noticia (El Faro)