Tres series de suspenso y terror para combinar con el fin de semana lluvioso

The Purge, una serie inspirada en la exitosa franquicia de terror

Paula Vázquez Prieto SEGUIR

The Purge (2018)

Quienes han visto la saga de James De Monaco, que se inició en 2013 y este año tuvo su cuarta entrega con 12 horas para sobrevivir: el inicio (sí, la precuela), saben de qué estamos hablando. Una especie de autocracia sedienta de patriotismo ha llegado a la Casa Blanca e instituido un día al año como jornada festiva de expiación de odios y horrores. Durante esas doce horas, y en las calles liberadas de legalidad, los Estados Unidos se convierte en el escenario de venganzas personales, linchamientos públicos y la aniquilación de todos los considerados indeseables por el régimen. El mensaje queda claro desde el inicio, pero lo que logra la serie es profundizar las contradictorias experiencias de los personajes antes que acumular sucesivos golpes de efecto. Y allí está su mejor aporte.

Más cerca de la distopía política que de la lógica del terror, este nuevo desprendimiento imaginado por DeMonaco asume esa premisa a lo largo de sus diez episodios para entrelazar los destinos de quienes comandan la celebración y quienes la padecen. En el tiempo suspendido de una larga noche, los actos del presente encuentran germen en un pasado revivido, en la exploración de los costados más extraños e impensados de la humanidad cuando se a transgredir todo límite. Disponible en Amazon Prime Video.

The Missing

Es la final del Mundial 98 entre Francia y Brasil y todos los asistentes de un coqueto centro vacacional de la costa francesa miran expectantes la lejana pantalla de un televisor. Lentamente el público se congrega entre mesas y sombrillas, y la algarabía estalla ante el inminente triunfo de los locales. Olly y su padre Tony, dos turistas ingleses de vacaciones, acaban de salir de la pileta y deambulan por el césped, ajenos a los preliminares de los festejos. Cuando Tony se acerca a la barra para pedir una gaseosa entre el gentío, un gol francés lo desplaza lentamente entre vítores y explosiones de alegría. Pero en ese abrir y cerrar de ojos, Olly desaparece misteriosamente.

The Misssing, la serie británica creada por los hermanos Jack y Harry Williams, construye el relato a partir de ese punto de partida en dos tiempos: el ayer y el ahora de Tony, el inicio y la obsesión de esa desgarradora búsqueda. Tensa y agobiante, The Missing entrelaza el tejido del policial de pesquisa con el drama humano de la pérdida, y logra aceitar los graduales descubrimientos sobre el posible secuestro de Olly con los contraluces que asedian el presente de su familia. Disponible en Amazon Prime Video.

Soy la cosa bella que vive en esta casa (2016)

Entre las numerosas películas originales que ofrece Netflix , algunas se pierden definitivamente sin que las veamos. Nada parece ser atractivo en ese deslucido rectángulo que las anuncia hasta que una secreta intuición llama nuestra atención. La segunda película del desconocido Oz Perkins, presentada en su momento en el Festival de Toronto, parece destinada a ser descubierta de esa manera. Por un llamado secreto, por un pálpito, por una merecida casualidad. Esta historia sobre una enfermera (Ruth Wilson, de The Affair y Sherlock) que llega a una vieja mansión de Massachusetts a cuidar a una novelista anciana en los últimos años de su vida (Paula Prentiss), evoca con precisión la atmósfera irrespirable del gótico, la emergencia del pasado en las paredes humedecidas, los espacios vacíos y espectrales, la encendida relación entre la literatura de esa autora y la vida de su joven acompañante. Perkins -autor también del guion- reduce el relato al mínimo e hilvana las escenas como un lento descenso interior hacia el abismo, como una entrega que es material y literaria al mismo tiempo, como una locura que resulta tan secreta como compartida. Disponible en Netflix.

Por: Paula Vázquez PrietoFuente de la noticia

Comentarios