Quién era Mario Melo, el exboxeador que murió en Pinamar durante un concurso de comer medialunas

Mario Melo, en una imagen de hace pocos meses Crédito: Twitter: @89miche

Mario Melo cobró notoriedad como boxeador en los años ochenta y noventa. Zurdo, semipesado, llegó a combatir por el título mundial, aunque se recuerde más una polémica pelea que sostuvo contra el cordobés Fabio 'la Mole' Moli. Melo falleció ayer a los 56 años, envuelto en una muerte absurda, al atragantarse en un concurso de medialunas en Pinamar.

Melo fue campeón semipesado y pesado. Su foja profesional registra 30 combates, con 21 triunfos (17 por knock-out) y 9 derrotas. Una de esas caídas fue ante el estadounidense Michael Moorer, en una batalla por el cinturón mundial semipesado de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), en abril de 1990, en Atlantic City. Menos de un round duró su sueño de campeón del mundo.

Años después, peleó con Moli. Aquel combate se realizó en el estadio Mario Kempes (por entonces el viejo Chateau Carreras), el 21 de noviembre de 1997. Melo ya tenía 35 años, todavía era campeón sudamericano semipesado, y 'la Mole' ya estaba instalado como un destacado representante del boxeo cordobés. En una entrevista con Página/12, Melo denunció que aquella pelea estuvo arreglada: "Cuando yo peleé con la 'Mole' Moli me dieron una bolsa aparte para que perdiera. Me pagaron para que me tirara en el quinto round. Y yo no me quise tirar. Pero acá en la Argentina son contados con los dedos de una mano (los tongos)".

"No fue Moli el que me dio la plata, sino su apoderado que era Sodero, un abogado que había descubierto a la 'Mole'. Este tipo vino a la Federación y me vio que tenía dos costillas fisuradas. Yo le dije: 'No puedo pelear'. Pero él me insistió: 'Dale, Melo, tenés que pelear. Te doy una plata extra. Hacés cuatro rounds y te tirás en el quinto'. Y bueno, fue así que arreglé porque yo ya no quería pelear más. Pero después, como vi la pelea fácil, y que Moli era un paquete, pensé: "No, yo no me tiro ni en pedo". Entonces, los cordobeses se pusieron como locos. Tanto que en el quinto round me apretaron. 'Loco, tirate porque de acá no salís', dijeron dos o tres tipos, que me apretaron justo en el rincón del ring. 'Que venga y me pegue si quieren que me caiga', le respondí desde arriba, ja. Igual, terminó la pelea y no pasó nada…", contó Melo en la misma nota con Página/12. En definitiva, Moli ganó aquel duelo por puntos, en fallo unánime.

"Se extraña después. Cuando sos boxeador, tenés un montón de gente que te rodea; cuando se termina, vos quedás solo. Todo el mundo saca plata, menos el boxeador. Yo dejé pasar muchas cosas, también. Cuando peleé por el título del mundo me dieron poca plata. A mi manager le había tomado el cariño de un padre, viví 30 años en una villa y no es nada fácil. Las cosas se fueron dando así", señaló después en declaraciones a Telpin TV, donde expresaba también que vivía en Ostende, y atendía un gimnasio en Pinamar. Melo sufría diabetes, enfermedad que a veces lo complicaba. Ayer, su vida se apagó de una manera inexplicable.

Fuente de la noticia

Comentarios