Un grupo de manifestantes y defensores de los derechos humanos hizo este martes una sentada en Managua para pedir la libertad de los "presos políticos" arrestados en el contexto de las protestas contra el gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que empezaron en abril pasado y dejaron cientos de muertos.
Bajo las consignas "¡Libertad para presos políticos!" y "¡Derecho que no se defiende es derecho que se pierde!", varias decenas de activistas se plantaron junto al portón del Complejo Judicial en demanda de la liberación de los 552 a 558 "presos políticos" -según organismos humanitarios- encarcelados en el país, reportó la agencia de noticias EFE.
Un grupo de fuerzas antidisturbios, superior en número, rodeó a los manifestantes, quienes respondieron con la consigna "¡Protestar es un derecho, reprimir es un delito!".
La sentada se hizo mientras los líderes campesinos Medardo Mairena y Pedro Mena, así como dos grupos de estudiantes universitarios, eran juzgados a puertas cerradas dentro de dicho tribunal, acusados por el gobierno de "terroristas" y "golpistas".
Según un informe publicado ayer por el Ministerio de Gobernación, existen 273 "terroristas" capturados en el marco de la crisis sociopolítica que atraviesa el país.
En la misma línea, la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, afirmó anoche que las protestas contra el gobierno fueron "batallas espirituales".
"Fueron batallas espirituales, contra principados y potestades y, en esa batalla, ganó el amor, venció el bien", señaló Murillo en un mensaje a través de medios oficiales.
La funcionaria reconoció que este año "ha sido complejo, difícil" para Nicaragua, y aseguró que los detractores del gobierno "ni pudieron, ni podrán, porque el amor es más fuerte que el odio".
La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) responsabilizaron al gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones de derechos humanos.
Ortega negó las acusaciones y aseguró que se trata de un intento de "golpe de estado".
En este contexto, la Fundación Violeta Barrios de Chamorro registró al menos 420 casos de violación de la libertad de prensa, entre ellos 77 agresiones, 70 ataques y un muerto, según un informe que publicó este martes.
Las manifestaciones antigubernamentales comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de 11 años en el poder.
Fuente de la noticia

Comentarios