La CGT espera la letra chica del decreto con el paro desactivado

Acuña y Daer, los jefes de la CGT, evalúan cancelar la huelga que proyectaban para fin de mes Crédito: Noticias Argentinas

"El mejor paro es que nunca se realiza". La sentencia es de un sindicalista avezado que pisa los 80 años y que se jacta de las maniobras para forzar una negociación. En estas condiciones, bajo presión, el Gobierno acordó con la cúpula de la CGT y las principales cámaras empresarias un bono de $5000 para mitigar la devaluación y la caída del salario real.

La CGT esperará a conocer la letra chica del decreto presidencial que habilitará el pago del bono para definir si mantiene o no la huelga de 36 horas con la que amenazó para fin del mes actual. La central obrera convocó para mañana, a las 14, a su consejo directivo. Pero la reunión podría postergarse en caso de que se retrase la publicación de la medida oficial.

Una comisión tripartita, integrada por el Gobierno, representantes legales de los gremios y las cámaras empresarias, avanzan en los alcances de la medida, que contemplaría de un bono de $5000 en dos tramos y un compromiso para evitar despidos hasta marzo. El acuerdo estaría ahora en stand by por una diferencia con los empresarios, que aspiran a que el monto adjudicado sea a cuenta de la futura paritaria, según publicó El Cronista.

En caso de que el decreto habilite el pago de bono como cifra no remunerativa, el Gobierno caería en una contradicción. Desde el 1° de agosto pasado, también a partir de un decreto de Mauricio Macri, se prohibió este tipo de pagos con el afán de recaudar más de los aportes y contribuciones de la seguridad social.

En la cúpula de la CGT confían en que el decreto saldrá tal cual se negoció. Por eso, Héctor Daer, uno de los dos jefes de la central obrera, ya dio como cancelado el paro general que se preveía para la semana del G-20. Reforzaron el mensaje los transportistas Omar Maturano (La Fraternidad) y Roberto Fernández (UTA).

El frente gremial que lideran Pablo Moyano, Ricardo Pignanelli y Sergio Palazzo tomó con escepticismo el acuerdo entre la CGT y el Gobierno. Mantendrán, en tanto, su hoja de ruta de reclamos, que contempla una movilización al Congreso el miércoles próximo, cuando el Senado trate el proyecto de presupuesto.

Mientras siguen los despidos, cierran fábricas todos los días y se ha vuelto imposible llegar a fin de mes, NO nos vamos a conformar con un BONO ! AUMENTO DE EMERGENCIA YA para trabajador@s y jubilad@s! #ParoNacionalDe36hsYA!!&- Pablo Micheli (@MicheliPablo) 6 de noviembre de 2018

Las tres vertientes de la CTA también caminaron con pies de plomo sobre el acuerdo que selló CGT. Lo calificaron de "ficticio" e "insuficiente". Pablo Micheli fue más allá: vinculó el trato con la amenaza del Gobierno de hacer públicas las declaraciones juradas de los sindicalistas.

Fuente de la noticia

Comentarios