Los integrantes de la primera caravana de migrantes, que entró a México el pasado 19 de octubre, reanudaron su marcha por las rutas del sur del estado de Veracruz rumbo hacia Estados Unidos, después de que los buses prometidos por las autoridades locales fueran anulados.

Los migrantes centroamericanos pasaron la noche concentrados en el municipio de Sayula de Alemán, donde esperaron durante horas los buses prometidos ayer por el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, pero que finalmente fueron suspendidos, reportó la agencia de noticias Efe.
Ante la falta de transporte, la caravana -compuesta por hondureños, salvadoreños y guatemaltecos- decidió al alba continuar a pie el trayecto por la carretera federal con destino al municipio de Isla, en los límites entre Veracruz y Oaxaca.
"¿Vamos a caminar, verdad?", preguntó por megáfono una de las organizadoras de la marcha en una asamblea, en la que un coro de voces respondió afirmativamente.
Fuente de la noticia

Comentarios