En un día con decenas de muertos, Hadi llamó a seguir la lucha contra los hutíes

"La bandera de los hutíes iraníes caerá en estos días como cayó la bandera de la colonización británica, en el mes de noviembre", afirmó en un comunicado de la Presidencia, en referencia a la retirada de las fuerzas británicas a fines de 1967 de Saná.

Pese a los intentos de la comunidad internacional para pacificar al país que está sumido en una crisis humanitaria, el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, abogó este domingo por continuar la batalla contra los rebeldes hutíes en una jornada en la que se registraron al menos 67 muertos entre soldados y milicianos opositores.
"La bandera de los hutíes iraníes caerá en estos días como cayó la bandera de la colonización británica, en el mes de noviembre", afirmó en un comunicado de la Presidencia, en referencia a la retirada de las fuerzas británicas a fines de 1967 del Yemen.
Hadi, exiliado en Riad, aseguró que se va a "izar la bandera de la república yemení sobre la cumbre de las montañas de Maran", en la provincia de Saada, fronteriza con Arabia Saudita y principal feudo de los hutíes
Agregó que "estas operaciones militares continuarán hasta que liberen la capital Saná y realicen el sueño del pueblo yemení".
Estas declaraciones ocurren en un momento en el que varios países han llamado a la coalición árabe, liderada por Arabia Saudita y que apoya a las fuerzas gubernamentales yemeníes, y a los hutíes a que cesen las operaciones militares y comiencen las negociaciones.
Estados Unidos dio de plazo hasta este mes para que se alcance un alto el fuego entre las partes en el conflicto y se lleven a cabo "en un tercer país este mes de noviembre" las consultas de paz.
A comienzos de septiembre hubo un intento de consultas de paz convocadas por la ONU en Ginebra, aunque fracasaron por la ausencia de los rebeldes hutíes, que cuentan con el apoyo de Irán, informó la agencia de noticias EFE.
Durante la jornada de este domingo, medios locales informaron que soldados y milicianos leales a Hadi rodearon los barrios orientales de la ciudad costera de Al Hudeida, uno de los principales puertos sobre el mar Rojo, con el apoyo de los aviones de la coalición árabe.
Los choques armados en la periferia de de esta ciudad, sometida a una feroz ofensiva que tiene como objetivo expulsar a los hutíes que la controlan desde el 2014, provocó 50 muertos en las filas rebeldes y 17 bajas en las tropas leales.
La ofensiva dio comienzo el pasado junio, pero se detuvo durante varias semanas para dar una oportunidad a las consultas de paz entre las dos partes beligerantes con mediación de la ONU, que finalmente no se produjeron, y los combates se reanudaron en septiembre.
Fuente de la noticia

Comentarios