El mundo es más fuerte que yo Federico Irazábal SEGUIR

A las 18.30 es la cita en el barrio de Chacarita. Allí, en Roseti 722, un bello espacio teatral que oficia de escena y de laboratorio (juntos, mezclados, confundidos), el público es invitado a vivir una de las escenas ¿teatrales? más extrañas e inclasificables que se han producido en los últimos tiempos: un duelo por medio del cual se discute acerca de la ficción, de la imposibilidad de llevar la realidad a la escena, sobre la necesidad de la actriz (una brillante Victoria Roland) de actuar de forma permanente como única vía posible para ser. Desopilante, perturbadora, creativa, única. Imperdible.

Por: Federico IrazábalFuente de la noticia

Comentarios