Asociado con Movo, Cabify brindará en España y cuatro países de Latinoamérica a partir de 2019 el servicio de alquiler de monopatines eléctricos (o e-scooters), vehículos de dos ruedas con conexión a internet que se utilizan para trayectos cortos que no superen un radio de 35 kilómetros. Esa autonomía los hace ideales para recorrer grandes superficies urbanas.
Por otra parte, la automotriz Ford compró por us$ 40 millones la firma Spin, que fabrica este tipo de dispositivos de movilidad autónoma, y según medios norteamericanos piensan darle una inyección de capital de us$ 200 millones en los próximos meses.
Vinculado con esto, desde hace unas semanas la empresa Uber ofrece el alquiler de e-scooters en la ciudad californiana de Santa Mónica, a un precio de us$ 1 para encenderlo y de us$ 0,15 por minuto de uso. En este caso la autonomía de los vehículos es de unos 5 kilómetros. Esto evidencia una vez más que Uber quiere ampliar su modelo de negocio y dejar de ser una compañía que meramente ofrece un servicio de transporte de personas por intermedio de coches de cuatro ruedas, aunque estos sean vehículos autónomos. Ya mostró una maqueta conceptual de un taxi dron con varias hélices.
El mercado de los e-scooters parece que es floreciente. Ciudades como San Francisco y Los Ángeles, así como otras de Europa, ya cuentan con servicios similares. Fuente de la noticia

Comentarios