Boca-River: la estadística que más preocupa a los dos para los partidos como locales

El festejo de Boca en mayo de 2015. Fue el último triunfo xeneize en la Bombonera Fuente: Archivo

La histórica final de la Copa Libertadores entre Boca y River esconde un dato que puede resultar clave: según unos y otros, ganar de local es un aspecto fundamental para alzar el preciado trofeo. Sin embargo, ese factor no se dio en los últimos 7 partidos oficiales: desde hace tres años y medio, el dueño de casa no gana el superclásico .

"Nosotros vamos a prepararnos para ganar el partido y hacernos valer. La diferencia la vamos a marcar ganando de local", declaró Guillermo Barros Schelotto luego de la goleada 4-1 a Tigre, por la Superliga. El Mellizo se apoya en la muy buena campaña de Boca en la Copa, en su casa: de seis encuentros en esa condición ganó cinco (1-0 a Junior, 5-0 a Alianza Lima, y 2-0 a Libertad, Cruzeiro y Palmeiras) y perdió uno (2-0 con el Verdao, por la fase de grupos). Hasta aquí suma 12 goles a favor y 2 en contra, y las veces que se quedó con la victoria, también mantuvo su valla invicta.

De local, en tanto, el conjunto que conduce Marcelo Gallardo mostró inestabilidad en la Copa 2018: tres victorias (2-1 a Emelec, 3-0 a Racing y 3-1 a Independiente), dos empates (0-0 con Santa Fe y con Flamengo) y una derrota (0-1 vs Gremio).

Pavón grita su gol a River en mayo de 2015. Fue el último triunfo xeneize en la Bombonera
Pavón grita su gol a River en mayo de 2015. Fue el último triunfo xeneize en la Bombonera Fuente: Archivo

Pero cuando enfrente aparece el clásico rival, la tarea es más complicada. Hay que retroceder al 3 de mayo de 2015 para encontrar el último triunfo xeneize ante su público. Fue 2 a 0, por el campeonato que terminó ganando. Con goles de Cristian Pavón y Pablo Pérez, y con Rodolfo Arruabarrena como entrenador.

Carlos Sánchez grita su gol a Boca en mayo de 2015. Fue el último triunfo millonario en el Monumental
Carlos Sánchez grita su gol a Boca en mayo de 2015. Fue el último triunfo millonario en el Monumental Fuente: Archivo

Apenas cuatro días después (el 7 de mayo de 2015) se dio la última alegría millonaria en Núñez: fue 1 a 0, con gol de Carlos Sánchez de penal, por la ida de los octavos de final de la Libertadores, en aquella serie que culminó con el bochorno del gas pimienta en la Bombonera.

La tendencia crece a lo largo del tiempo. En los últimos 8 superclásicos disputados en la Bombonera, Boca marcó apenas 5 goles, recibió 8 y ganó solo una vez: aquel 2-0 de mayo de 2015. De los otros 7, empató 3 y perdió 4. En la era Guillermo, empató uno 0 a 0 y perdió los otros dos (3-1 y 2-0).

De los últimos 8 superclásicos en la Bombonera, Boca ganó apenas uno. De los últimos 8 en el Monumental, River triunfó en solo dos. Guillermo no le pudo ganar de local al Millonario. Gallardo no logró derrotar al Mellizo en Núñez.

En Núñez la historia es muy similar. En los últimos 8 superclásicos jugados en el Monumental, River marcó 6 goles, recibió 9 y solo ganó en dos oportunidades fundamentales: el desquite de la semifinal de la Copa Sudamericana 2014 y la ya citada ida de los octavos de final de la Libertadores 2015, en ambos casos 1 a 0. Los otros seis encuentros se reparten entre dos empates (1-1 y 0-0) y cuatro derrotas (1-0, 1-0, 4-2 y 2-1).

Dos datos más a tener en cuenta rumbo a la primera final de esta definición histórica: en las dos ocasiones que disputó la ida en condición de visitante (octavos y cuartos, ante la Academia y los Rojos) River fue a Avellaneda y rescató un 0 a 0 que le permitió definir la llave de local. Por otro lado, la última vez que Leonardo Ponzio no dijo presente en la Bombonera fue hace tres años y medio, precisamente la última vez que Boca pudo ganar un superclásico ante su público.

Fuente de la noticia

Comentarios