Abierto de Hurlingham: La Dolfina vs. Ellerstina, otra final y esta vez con el pronóstico más abierto

Gonzalito Pieres y Adolfo Cambiaso, nuevamente protagonistas del gran clásico del polo argentino

De los 22 torneos completos que ha protagonizado esta formación de La Dolfina, que nació en 2011, en 17 levantó la copa. Al principio (2011 y 2012), se quedó sin Tortugas. Pronto le faltó un Palermo (2012). Y en estos últimos años, lo que le cuesta es el restante abierto, el de Hurlingham.

Se lo adjudicó Ellerstina en 2016 y 2017, en definiciones electrizantes por sus remontadas y por el tremendo golpe que durmió primero, y sacó de la cancha después, a Facundo Pieres hace 12 meses. Y así el certamen se volvió una espina para el equipo que se triplecoronó en tres temporadas seguidas (2013 a 2015), y una satisfacción para el que mayormente viene presenciando los festejos del archirrival.

Hoy, a las 16, los dos conjuntos más importantes del siglo en el polo definirán por 29ª vez entre sí un campeonato. El Abierto de Hurlingham recibirá la versión número 42 del gran clásico de Cambiaso y compañía vs. los Pieres, un enfrentamiento que domina largamente el club de Cañuelas, con 28 victorias frente a 13 y con 591 goles (14,4 de promedio) contra 541 (13,1). La cancha Lewis Lacey acogerá una definición para la que no hay un favorito tan claro como en los últimos tiempos.

Porque Ellerstina (40 de handicap) parece haber asimilado bien su enésimo cambio de posiciones, el enroque de Facundo (a la posición de back) y Nicolás Pieres (a la de número 3); porque no fue menos que su adversario en el reciente desenlace del Abierto de Tortugas aunque lo perdió (11-9), y porque en Hurlingham ha tenido un paso más holgado por la etapa de grupos, con cuatro goleadas y un elocuente +47 en diferencia de tantos, contra +38 de su oponente de esta tarde. Es cierto que en la resolución de las zonas La Dolfina (40) tuvo un contrincante más fuerte, Las Monjitas (37), que el de La Z, La Aguada (33), pero también que no había convencido con el corto 13-8 sobre La Albertina (31).

"Llegamos bien a la final. Estamos jugando bien pero sabemos que podemos jugar mejor, mucho mejor. El funcionamiento no es todavía el que queremos, pero de a poquito vamos jugando bien. Tuvimos una semifinal contra un equipo duro [Las Monjitas] y se le ganó, y bastante bien, pero todavía no estamos jugando como nos gustaría. Esperamos el sábado tener un gran rendimiento, los cuatro", comentó a LA NACION Juan Martín Nero, el back de un equipo que por ahora está en camino a conquistar la Triple Corona.

Más a gusto que el trenquelauquense está Gonzalo Pieres (h.), el jugador que más temporadas lleva en Ellerstina, con 20, a pesar de sus 35 años de edad. "Estamos con confianza, venimos andando bien y queremos seguir haciéndolo. No pienso en cortarle la racha a La Dolfina, sino en nosotros, en jugar lo mejor posible y ganar. Estoy muy contento de estar en esta final y con muchas ganas de jugarla. Queremos repetir el título", subrayó el número 2 de un conjunto que esta vez aparece parejo con su rival en los vaticinios.

Con La Dolfina entonces como principal candidato, en la final de 2015 se dio un desarrollo dominado por los Pieres, pero en el último medio chukker David Stirling remontó el resultado y consiguió llevar el partido a un suplementario, que le permitiría al defensor del cetro seguir camino hacia aquella tercera Triple Corona sucesiva, aunque con una deuda de juego. Que pagó al año siguiente, con la situación inversa: el conjunto blanco dominaba la final y los Pieres se la dieron vuelta en los minutos finales. En 2017 se daría la mayor sorpresa en varios años: Alegría eliminó a Cambiaso y los suyos en la definición de grupo. Y luego Ellerstina, favorito frente a las huestes del canadiense Frederick Mannix, se recompuso de la salida de su capitán, Facundo, y de una desventaja de dos goles, para terminar imponiéndose por la misma diferencia con una resurrección polística de Pablo, el primo de los tres hermanos.

"Estoy contento de volver a la final. El año pasado no la jugamos y hace dos la perdimos. Uno de los objetivos era volver a jugar la final de Hurlingham, y ni hablar de ganarla. No es una revancha; la verdad es que no. Nos toca Ellerstina, que es un gran equipo y que viene jugando bien, y vamos a hacer lo posible para ganarle. Ojalá se nos dé. Tenemos muchas ganas, estamos bien organizados en cuanto a caballos… Llegamos bien a la final", apuntó Nero, que valora mucho cada torneo que afronta. Gonzalito Pieres, excompañero, ya se permite pensar un poco más allá: "Después todavía quedará Palermo, lo que soñamos ganar. Nosotros venimos jugando muy bien en toda la temporada, con buen funcionamiento, buen ritmo. Queremos seguir creciendo como equipo y llegar a Palermo en el nivel más alto que podamos", manifestó el delantero.

La Dolfina vs. Ellerstina, con un trofeo en juego, como en cada uno de sus últimos 23 enfrentamientos. En este caso, con el pronóstico más equilibrado. Y quizás, nuevamente con algún golpe de escena por descubrir.

Fuente de la noticia

Comentarios