Así lo informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos. El costo de vida de los últimos doce meses se ubica apenas por debajo de la inflación de 1992 (40,9%) y 2002 (41%). El tarifazo del transporte, con 10,4%, hizo reventar los índices.  

El drama de la inflación, lejos de parecer detenerse, no deja de apretar los bolsillos de las clases trabajadoras. Los precios minoristas subieron un 6,5% en septiembre.
Según el INDEC, es la suba más alta desde abril de 2016. Los precios acumulan en 2018 un alza del 32,5%; y en los últimos doce meses, la friolera de un 40,5%.
Cabe recordar que en el Presupuesto 2018, debatido y aprobado en 2017, el Gobierno proyectaba una inflación del 10% que, una vez firmado el presupuesto, se llevó inmediatamente al 15%, en aquél fatídico 28 de diciembre.
El costo de vida de los últimos doce meses se ubica apenas por debajo de la inflación de 1992 (40,9%) y 2002 (41%).
Alimentos y bebidas sufrió una suba del 7%, acumulando en el año un incremento del 35,8%.
El tarifazo del transporte, con 10,4%, hizo reventar los índices.
Detrás le siguieron prendas de vestir y calzado, 9,8%, y equipamiento y mantenimiento del hogar, 9,7%.chan