El huracán Michael dejó seis muertos antes de bajar a tormenta tropical

Cuatro personas fallecieron en el condado de Gadsden, en Florida; una niña de 11 años murió en Seminole, en Georgia, y una sexta persona falleció en Carolina del Norte.

El número de muertos por el paso del huracán Michael en Estados Unidos aumentó a seis, luego de pasar por los estados de Florida y Georgia y llegar a las Carolinas como tormenta tropical.
"Michael fue increíblemente potente, llevó a una tremenda destrucción", dijo el presidente estadounidense, Donald Trump, desde la Casa Blanca.
El huracán llegó a las Carolinas después de atravesar Florida y Georgia, demoler viviendas, sumergir barrios enteros y matar a al menos a seis personas.
Transformado en una tormenta tropical después de causar cuantiosos daños en el noroeste de Florida como un potente huracán, Michael avanzaba rumbo noreste por el sureste de Estados Unidos con velocidad creciente y vientos de 85 kilómetros por hora.
Tras arrasar la Florida la tormenta cruzó la parte central de Carolina del Sur y luego pasó por áreas de la parte central y oriental de Carolina del Norte y el sureste de Virginia, en la costa este de los Estados Unidos, reportó EFE.

A pesar de convertirse en tormenta tropical, se espera que Michael registre un fortalecimiento antes de llegar al Atlántico esta noche o a primeras horas del viernes, día en que girará hacia este-noreste con velocidad superior a la actual, según las previsiones del NHC.
Después de tocar tierra en Florida ayer, el ciclón registró ráfagas que alcanzaron los 250 kilómetros por hora, señala un cable de la agencia Ansa.
Hasta el momento se confirmó la muerte de cuatro personas en Florida como consecuencia del huracán, que dejó además a centenares de habitantes sin electricidad, destruyó casas, vehículos, embarcaciones y rutas y derribó árboles en el noroeste del estado.
Ante esta situación el gobernador de Florida, Rick Scott, solicitó formalmente al presidente Trump emitir una declaración de desastre mayor con el fin de agilizar recursos y asistencia del Gobierno federal para asistir los afectados.
Uno de los problemas que dejó Michael es el abastecimiento de combustible, pese a que se despejó el peligro de precipitaciones. En Florida hay tensiones por la carencia de combustible y de energía eléctrica.
El servicio de energía eléctrica en Quincy, Florida, aún no fue restablecido en su totalidad y los especialistas aseguran que se generó "una destrucción total" en el norte de ese estado. Fuente de la noticia

Comentarios