La explosión del Peque Schwartzman en dos años para llegar a los 100 triunfos

Diego Schwartzman logró el primer punto de la serie, en un encuentro con vaivenes Fuente: AFP – Crédito: Andres Larrovere

SAN JUAN.- El primer punto ATP. La primera final profesional, el primer título en un Future. El primer trofeo de Challenger. El primer ingreso en el cuadro principal de un torneo importante. El primer título en el ATP World Tour. Hay hechos puntuales que acompañan el proceso de evolución de los tenistas que quedan marcados con resaltador, que aunque no modifiquen demasiado las estructuras, suman mucho por el poder simbólico que ostentan.

Diego Schwartzman , el referente que posee el equipo argentino de Copa Davis por ranking, actualidad y proyección, sufrió más de la cuenta para vencer a Santiago Giraldo (actual 410° de single, N° 28 en 2014) por 6-3, 6-1, 6-7 (3-7) y 6-1, en 2h43m. De ese modo, el Peque le entregó el primer punto al equipo argentino durante la serie de play-off del Grupo Mundial de la Copa Davis frente a Colombia ( Guido Pella colocó el 2-0 al batir a Daniel Galán por 3-6, 6-4, 4-6, 6-3 y 6-2). Sin embargo, la victoria de uno de los jugadores con menor estatura del tour (1,70m) pero con mayor condición atlética y capacidad de devolución, tuvo un valor extra, ya que fue la número 100 de su carrera profesional.

¿El número redondo lo tomó por sorpresa a Schwartzman luego del partido con Giraldo? No, para nada. "Lo venía viendo desde hacía un tiempo, sabía que estaba cerca de las 100 victorias. Entre el año pasado y este tengo casi 70 de esas 100, así que habla muy bien de lo que vengo haciendo en estos dos años. Y también tengo que tener el objetivo de mantenerlo y ahora ir por las 200", le dijo Schwartzman a la nacion. Y tiene razón, en 2017 sumó 39 triunfos y esta temporada ya alcanzó 30. El primer éxito ATP, ese que nunca se olvida, para el admirador de Juan Román Riquelme se produjo en 2013, en la 1ª ronda del torneo de Buenos Aires. Ubicado en el puesto 166°, recibió una invitación de la organización y derrotó al brasileño Thomaz Bellucci (por entonces, 38°) por 6-4, 4-6 y 6-1. Al año siguiente sumó dos victorias, 11 en 2015 y 17 en 2016.

#ARGCOL Argentina toma la delantera en San Juan: victoria de @dieschwartzman por 63, 61, 67 y 61 frente a @SantiGiraldoSG. Los locales quedan 1-0 en la serie contra Colombia. pic.twitter.com/XDDziRhIsv&- Copa Davis (@CopaDavis) 14 de septiembre de 2018

En su baúl de recuerdos, Schwartzman tiene su propio podio de triunfos, que él mismo los detalla. "Contra Grigor Dimitrov en la final de Estambul 2016, gané 6-7 (5-7), 7-6 (7-4) y 6-0. Porque fue mi primer título ATP, contra un jugador que había estado top 10 y estaba entre los top (29°), en una final que no era nada fácil. Después, contra (Dominic) Thiem, porque fue mi primera victoria ante un top 10 (el austríaco estaba 7°), levantando varios match point en un partido de más de tres horas, llegando a mi primer cuartos de final de un Masters 1000 sobre cemento (en Montreal) que me dio mucha confianza para lo que terminó siendo el año pasado. Y en esa misma gira destaco la victoria contra Marin Cilic en el US Open , en la tercera ronda para pasar por primera vez a la segunda semana de Grand Slam, contra otro top 10 (el croata era 7°) que había sido campeón ahí en Nueva York. Esas tres tuvieron mucho valor".

Las charlas del Peque Schwartzman con el capitán Gastón Gaudio
Las charlas del Peque Schwartzman con el capitán Gastón Gaudio Crédito: Sergio Llamera

Leonardo Olguín, uno de los entrenadores de Schwartzman junto con Juan Ignacio Chela, solamente reemplazaría uno de los apuntados por el Peque, el de Estambul, para ubicar el de este año en la final de Río de Janeiro ante el español Fernando Verdasco por 6-2 y 6-3. "Fue un triunfo muy importante porque le permitió ganar un ATP 500. Haber alcanzado los 100 triunfos tiene un valor grande, porque fue demostrando que puede rendir en cada nivel, en cada momento, se está afianzando y va a seguir trabajando para estar todavía más arriba", le comentó Olguín a la nacion, en el estadio Aldo Cantoni.

Desde el juego, su triunfo número 100 no le dejó las mejores sensaciones a Schwartzman. Sabe que debió definirlo antes, que "regaló" un set. Pero en el tenis -y sobre todo en la Copa Davis- muchas veces no todo es tan previsible. "Entendí que el tercer set había sido una situación un poco irreal de lo que venía siendo el partido. Y que si seguía bien iba a ser favorable para mí el partido. Siento que hoy tengo la obligación de ganar estos partidos, mi ranking (14°) dice eso y lo asumo con total responsabilidad", analizó el pequeño gigante que no deja de evolucionar.

Fuente de la noticia

Comentarios