Justo antes del cruce con River de la Copa, Independiente goleó por 3-0 a Colón con Gigliotti como protagonista

Con este cabezazo, Gigliotti marcó el primer gol del partido en Avellaneda entre Independiente y Colón

Adiós a la mala racha, adiós a la mufa, adiós a las malas caras. Independiente no pudo elegir un momento mejor para sacudirse un arranque de temporada que más allá de la obtención de la Suruga Bank se había poblado de dudas. Barrió 3-0 a Colón y se dio la primera alegría de la Superliga justo antes del choque de ida ante River por la Copa.

"Lo único que quiero es ver al Rojo campeón de la Libertadores…", entonaban antes del arranque los hinchas de Independiente que desafiaron el horario fuera de lo común y la amenaza de lluvia. Su canto no esconde ningún secreto. La Copa obsesiona a todos los clubes del fútbol argentino, pero esta edición 2018 tiene para el conjunto de Avellaneda un añadido especial: por primera vez en casi tres décadas va a jugar los cuartos de final, por primera vez en tanto tiempo se ve en condiciones de llegar aún más lejos.

#TNTSports | Reviví lo mejor del triunfo de Independiente como local frente a Colón. Fue 3-0 con dos goles de Gigliotti y uno de Silvio Romero. #Independiente [R] #Colón pic.twitter.com/cUMq3xSmzP&- TNT Sports LA (@TNTSportsLA) 15 de septiembre de 2018

Ariel Holan conoce en primera persona lo que siente el simpatizante Rojo y se sabe con carta blanca para arriesgar. No le importó la prematura eliminación de Copa Argentina ante un equipo de la B Nacional ni los seis partidos sin victorias ni la posición relegada en la Superliga. Mandó a la cancha un equipo absolutamente suplente, aunque con una cualidad que faltó en el encuentro frente a Brown de Adrogué del lunes pasado: la intensidad, la rabia que reclamó el técnico esa misma noche. Y la apuesta le salió bien.

"A veces viene bien un cachetazo a tiempo", dijo el Chivo Pavoni en la semana. El golpe en cancha de Lanús sacudió a Independiente, y aunque estuvo lejos de ejecutar el partido perfecto, sí que en esta ocasión muchos de los no habituales demostraron que pueden ser relevos de garantía. El principal, sin duda, Nicolás Domingo. El volante central, que perdió el puesto con la llegada del chileno Silva, tomó la bandera en la mitad de la cancha desde el primer minuto y a partir de su capacidad para ubicarse bien y recuperar la pelota, sumado a la precisión para darle un buen destino, el Rojo fue dominando a un pálido equipo sabalero, que solo dio batalla durante la primera media hora.

Probó Holan con Cerutti ubicado a espaldas de Gigliotti y el Pocho respondió durante un rato a las necesidades del puesto, pero la clave de la superioridad estuvo en las puntas. Cuando Verón, que empezó por izquierda, y Braian Romero cambiaron de banda el Rojo encontró la profundidad que le faltaba y el trámite se torció definitivamente hacia el arco de Burián. Las trepadas de Sánchez Miño, muy acertado todo el partido, y el joven Asís, y los desbordes de Verón fueron abriendo lentamente la defensa santafesina hasta que a los 32 por uno de esos callejones llegó suelto Gigliotti para clavar el 1-0 de cabeza.

La falta del penal y la atajada de Burián

#TNTSports | ¡¡¡Atajó Burián!!! Gran reacción del arquero de Colón bien abajo y a la derecha. Gigliotti vuelve a fallar desde los 12 pasos… #Independiente [R] #Colón pic.twitter.com/Gl7VgsREVT&- TNT Sports LA (@TNTSportsLA) 15 de septiembre de 2018

El golpe de gracia para Colón se lo dio, paradójicamente, Alan Ruiz. El 10 sabalero se hizo echar de un modo infantil a los 45 y el equipo de Eduardo Domínguez quedó expuesto para la goleada. Tardar tanto en concretarla fue entonces el pecado del Rojo en el complemento, y no es la primera ni la segunda vez que le sucede.

A los 54' Gigliotti tuvo un penal que pudo haberle brindado un final de partido tranquilo a Independiente. Se lo atajó Burián y le dio aire a Colón para soñar con un empate que Campaña le sacó a Leguizamón en la ocasión más clara.

Romero celebra su gol, acompaña Gigliotti, autor de los otros dos
Romero celebra su gol, acompaña Gigliotti, autor de los otros dos Fuente: FotoBAIRES

Las nubes volvieron a asomarse entonces por Avellaneda. Dudó la gente, dudó la hinchada. No se decidía Independiente a dar la puntada decisiva al partido. Hasta que Holan decidió incorporar a Silvio Romero, y el Chino, en apenas diez minutos, expuso toda su clase. Gran definición -con taco previo de Gaibor incluido- y un precioso pase al vacío para Gigliotti redondearon lo que el Rey de Copas tanto necesitaba. Un triunfo claro para cortar la racha negativa justo antes de River e ilusionar a su gente con ese canto que habla de esa obsesión llamada Libertadores.

Fuente de la noticia

Comentarios