Cómo será el futuro, luego del 3-0 sobre Colombia en la Copa Davis

El festejo de todo el equipo argentino en la Copa Davis: capitanes, jugadores y colaboradores Crédito: Sergio Llamera

SAN JUAN.- El equipo argentino de Copa Davis ya tenía asegurado su lugar en el Grupo Mundial de 2019, pero cumplió con el objetivo que se había planteado antes de viajar a San Juan, ante un rival (Colombia) que parecía de una categoría muy inferior. Horacio Zeballos -no actuaba en la competencia desde 2014- y Máximo González vencieron a Cristian Rodríguez y Alejandro Gómez por 6-4, 7-6 (7-3), 6-7 (4-7), 4-6 y 6-4, el conjunto nacional cerró la serie por 3-0 (Diego Schwartzman y Guido Pella ganaron el viernes) y consiguió ser preclasificado en febrero en la 1ª ronda del flamante torneo, que con el cambio de formato tendrá 24 países seleccionados por el ranking de la Federación Internacional de Tenis, con el clásico sistema de local y visitante por única vez.

Las 12 naciones ganadoras de esa primera rueda, más los cuatro semifinalistas de este año (España, EE.UU., Francia y Croacia) y dos países invitados jugarán la etapa final, probablemente en Madrid, en noviembre, tras el Masters de Londres. Distribuidos en seis zonas de tres países, con sistema Round Robin, los ganadores de cada grupo más los dos mejores segundos jugarán los cuartos de final y se irán eliminando. La Argentina, que en esta ciudad estrenó un triunvirato de capitanes en reemplazo del despedido Daniel Orsanic (Gastón Gaudio, que se sentó en el banco, más Guillermo Coria y Guillermo Cañas), conocerá a su rival de 2019 el 26 de septiembre. Ese día se realizará el sorteo de los partidos de la nueva Copa Davis y la ITF anunciará, además, a los dos países que recibirán invitaciones (la Argentina podría solicitar un wild card).

Devuelta al grupo mundial !!! Gracias a todos [R][R][R][R][R] pic.twitter.com/9hKJGrnC2N&- diego schwartzman (@dieschwartzman) September 15, 2018

Ante la ausencia de Juan Sebastián Cabal y Robert Farah, una de las mejores parejas del circuito, el capitán colombiano Pablo González debió improvisar y los doblistas argentinos quedaron como favoritos; claro que en la Davis muchas veces el ranking no cuenta. Zeballos (31°; campeón en 2018 de Buenos Aires, Bastad y Hamburgo) y Machi González (41°; llegaba de los cuartos de final del US Open) son superiores a Gómez (316°) y Rodríguez (582°), que además nunca habían jugado juntos. Los argentinos empezaron dominando, pero padecieron momentos de nervios e irregularidad, que sumados al corazón y a la inspiración de los rivales, prolongó más de la cuenta las acciones sobre el polvo de ladrillo del estadio Aldo Cantoni, que tuvo entre sus asistentes al gobernador de la provincia, Sergio Uñac. Después de cinco quiebres de saque en total (en 24 opciones) y de 80 errores no forzados en cuatro horas de juego, la Argentina logró celebrar en su último partido en el formato tradicional.

Lo que llegará desde 2019 genera distintas lecturas. "Me agarra una nostalgia grande. Sabemos que aquello se acabó. Pero se necesitaba un cambio. Es un buen proyecto, tiene que seguir adaptándose y si los mejores del ranking juegan, va a ser un gran evento. Esperemos que dentro de unos años tengamos la sensación de que fue un paso adelante", dice Cañas. A Gaudio le genera sensaciones encontradas: "Por un lado me parece que está bueno que haya un cambio, que era necesario. Y por otro lado me da un poco de nostalgia. No sé., son 120 años de historia que se pierden. Pero todo evoluciona y si hacés un evento tan grande como es la Davis, el que la organiza necesitaba ganar plata porque si no lo hace, a la larga se termina. Esa serie de febrero, con local y visitante, está buena, porque será una especie de final para clasificar a la Copa del Mundo". Y Schwartzman añade: "El formato me convence en su mayoría, pero sé que uno de los cambios que tienen que hacer para que cierre del todo es modificar la fecha. No puede ser a fines de noviembre, cuando todos estamos de vacaciones, porque no tendríamos vacaciones en los 365 días del año con todas las competencias que hay. Pero a mí -que tengo siempre la intención de jugar-, me ayuda que sean solo dos semanas en el año o quizás una".

El equipo argentino cumplió con su deber. Ahora, una nueva etapa de competencia lo espera.

Fuente de la noticia

Comentarios