The Last Shadow Puppets, el dúo que Alex Turner de Arctic Monkeys tiene con Miles Kane

Joaquín Vismara SEGUIR

Es sabido que la cultura pop encontró niveles notables de expansión durante la segunda mitad de la década del sesenta. Dentro de las varias ramificaciones que experimentó la música en aquel entonces, una de ellas se caracterizó por hacer lo impensado al darle ribetes de cámara a la música joven. Desde su premisa, el pop barroco es casi una contradicción: darle tintes e instrumentación de música clásica a un producto pensado para una juventud que justificaba el gusto propio en oposición al de las generaciones anteriores.

Esta sofisticación de la música pop estuvo también ligada a los desarrollos tecnológicos de la época. A medida que las consolas de grabación adquirieron más canales, los músicos encontraron con que era posible seguir la enseñanza de Phil Spector y enriquecer el sonido de su obra mediante capas y más capas de colchones de cuerdas, armonías vocales e instrumentos hasta entonces ajenos a la cultura rock, como el clavicordio o el armonio.

La prueba que mejor ilustra esta búsqueda puede rastrearse de la mano de The Beach Boys (en Pet Sounds en general, y en "God Only Knows" en particular), pero su rastro continúa hasta el presente. A modo de pequeña guía introductoria, seleccionamos cinco discos que trazan de alguna manera el recorrido del género desde su fundación hasta el presente.

The Zombies – Odessey and Oracle

Grabado parcialmente en los estudios Abbey Road en 1967 (las sesiones comenzaron el 1 de junio, el mismo día en que Sgt Pepper's Lonely Hearts Club Band llegaba a las bateas), el segundo disco de The Zombies es no sólo una piedra angular del género, sino también de la perseverancia. A pesar de haber conseguido un contrato con el sello CBS, la banda liderada por Colin Blunstone recibió a cambio un presupuesto acotado al que le exprimió cada centavo en sesiones de estudio repartidas entre junio y noviembre de ese año. Aunque en su momento su repercusión fue moderada, el éxito tardío del single "Time of the Season", en 1969 (un año después de la aparición del álbum) ayudó a darle a Odessey and Oracle su merecida relevancia.

Scott Walker – Boy Child 67-70

Nacido en Ohio pero migrado a Inglaterra, Scott Walker saltó a la fama como ídolo adolescente junto a sus hermanos en un grupo llamado, claro The Walker Brothers. Ya en solitario, Scott creó un universo propio en el que convivían canciones clásicas de Broadway, versiones de Jacques Brel y composiciones propias y canciones propias ornamentadas con arreglos orquestales. De a poco, su obra se puso más compleja: Walker se internó en una abadía para estudiar canto gregoriano y música clásica, y con el pasar de los años se volcó al avant garde y el expresionismo. Este compilado reúne material de sus primeros cinco álbumes, los cuatro primeros de ellos llamados Scott 1, Scott 2, Scott 3 y Scott 4. En 2006, David Bowie produjo un documental basado en su enigmática figura: Scott Walker – 30 Century Man.

Scott Walker – Fuente: YouTube

3:43 <![CDATA[ .cls-1 { fill: #1ca3ff; } .cls-2 { fill: none; stroke: #fff; stroke-width: 1.2px; opacity: 0.96; } ]]> Video

The Divine Comedy – A Secret History. The Best of The Divine Comedy

Neil Hannon comenzó su carrera al frente de The Divine Comedy, un grupo de indie rock en sintonía con R.E.M. Cuando todos sus compañeros de banda lo dejaron solo para continuar con sus estudios, Hannon se instaló un año y medio en el altillo de sus padres y reformuló a su creación en clave de pop de cámara. Con él como único integrante fijo, The Divine Comedy condensó bajo un mismo techo a The Smiths con Serge Gainsbourg, Burt Bacharach, Scott Walker y The Kinks. Dueño de una pluma afiladísima, Hannon es capaz de retratar la galería de personajes que se acumulan en un viaje en tren ("National Express"), jugar al crooner de corazón roto ("Everybody Knows That I Love You (Except You)") o convertir en belleza lírica y sonora las dudas existenciales sobre la vida después de la muerte ("Tonight We Fly").

The Last Shadow Puppets, "The Afe of the Understatement" – Fuente: YouTube

3:16 <![CDATA[ .cls-1 { fill: #1ca3ff; } .cls-2 { fill: none; stroke: #fff; stroke-width: 1.2px; opacity: 0.96; } ]]> Video

The Last Shadow Puppets – The Age of the Understatement

No todo es rock en la vida. En pleno apogeo de Arctic Monkeys, Alex Turner, su cantante y guitarrista decidió hacer un alto, unir fuerzas con Miles Kane (por entonces, al frente de los garageros The Rascals) y, entre ambos, dar forma a un proyecto que rendía tributo a los 60's en cuerpo y alma. En su álbum debut y a sus humildes 21 años, el dúo rindió homenaje a su manera a los discos de Scott Walker, Serge Gainsbourg, The Beatles y las ambiciones cinematográficas de Ennio Morricone, entre melodías prolijas y fanfarrias orquestales. Nueve años después, Turner y Kane volvieron a reunirse para un segundo trabajo que puso el foco en un costado más rockero y menos puntilloso. Y. los chicos crecen.

Por: Joaquín Vismara ¿Te gustó esta nota? Ver comentarios 0Fuente de la noticia

Comentarios