La actriz había confirmado su rol en Rub and Tug, pero fue duramente criticada por Trace Lysette y Jamie Clayton Fuente: Archivo

Scarlett Johansson renunció a Rub and Tug, la película dramática que iba a volver a unirla con el director de Ghost in the shell, Rupert Sanders. Las críticas que recibió el anuncio de que interpretaría a un hombre trans en pantalla y la polémica que ella misma alimentó, la llevaron a dar un paso al costado, según anunció la actriz.

"A la luz de los recientes cuestionamientos éticos planteados en torno a mi selección como Dante 'Tex' Gill, he decidido retirar respetuosamente mi participación en el proyecto", explicó Johansson a la revista Out, a través de un comunicado. "Nuestra comprensión cultural de las personas transgénero continúa avanzando, y he aprendido mucho de la comunidad desde que hice mi primera declaración sobre mi casting. Me di cuenta de que estaba siendo insensible. Tengo una gran admiración y amor por la comunidad trans y estoy agradecida de que la discusión sobre la inclusión en Hollywood continúe. Según GLAAD [la ONG Gay and Lesbian Alliance Against Defamation], los personajes LGBTQ cayeron un 40% en 2017 respecto al año anterior, sin representación de personajes trans en ningún lanzamiento importante de estudio", continua el texto.

"Aunque me hubiera encantado la oportunidad de protagonizar esta historia y de mostrar la transición de Dante a una nueva vida, entiendo por qué muchos sienten que debería ser retratado por una persona transgénero, y estoy agradecida de que este debate, aunque controvertido, haya desencadenado en una discusión más amplia sobre la diversidad y la representación en el cine", sigue el comunicado. "Creo que todos los artistas deben ser considerados igual y equitativamente. Mi productora, These Pictures, persigue activamente proyectos que entretienen y empujan los límites. Esperamos con interés trabajar con cada comunidad para llevar estas historias más conmovedoras e importantes al público de todo el mundo".

Rub and Tug se centra en la vida de Dante "Tex" Gill, un jefe del crimen organizado que usó su salón de masajes como fachada para explotar un local de prostitutas en los años 70 y 80. Gill nació como Lois Jean Gill, pero se identificó siempre como un hombre.

Tras anunciar a Johansson como protagonista del film, la decisión fue duramente criticada en las redes sociales, al considerar que el rol bien podría haber quedado a manos de un actor trans.

"Entonces, ¿ustedes pueden continuar interpretándonos a nosotras y nosotras no podemos hacerlo con ustedes? Hollywood está arruinado. No estaría tan enojada si pudiera estar en el mismo casting que Jennifer Lawrence y Scarlett para papeles no trans, pero todos sabemos que eso no sucede. Un desastre", escribió la actriz transgénero Trace Lysette en Twitter.

Por su parte, Jamie Clayton -recordada por su rol de Nomi Marks en la serie Sense8-, tampoco se quedó callada. "Los actores trans no audicionan para otra cosa que no sean papeles trans. Ése es el verdadero problema. Elijan a actores trans para personajes que no lo son, los desafío", expresó.

Las críticas de sus colegas no fueron bien recibidas, al menos en un primer momento, por Johansson, que se defendió contraatacando. "Díganles que pueden ser dirigidos a los representantes de Jefrrey Tambor, Jared Leto y Felicity Huffman para que les den sus comentarios", disparó la actriz, en alusión a tres intérpretes que aceptaron roles trans: en la serie Transparent, y en las películas Dallas Buyer's Club y Transamerica, respectivamente.

Por el momento, no está claro cuál será el destino de Rub and Tug tras la partida de su protagonista.

Fuente de la noticia

Comentarios