AMIA: suspendieron la declaración de Timerman por problemas técnicos – Fuente: YouTube

4:14 <![CDATA[ .cls-1 { fill: #1ca3ff; } .cls-2 { fill: none; stroke: #fff; stroke-width: 1.2px; opacity: 0.96; } ]]> Video Paz Rodríguez Niell SEGUIR

Desde su casa, el excanciller Héctor Timerman declaró ayer en el juicio en el que está acusado del encubrimiento del atentado contra la AMIA . Dijo que es víctima de una "gran persecución", defendió a Cristina Kirchner y denunció un complot para que la causa AMIA no avance. "Alguien está frenando esto, y no es iraní", dijo.

Su indagatoria fue un adelanto del juicio oral, que incluirá también a la expresidenta y todavía no comenzó. No tiene fecha y no será antes de fin de año, pero Timerman pidió declarar ahora por miedo a que su grave estado de salud no le permita participar del juicio.

En el living de su departamento, rodeado por sus abogados, los jueces del Tribunal Oral Federal N° 8 y el fiscal Marcelo Colombo, Timerman volvió a defender el memorando firmado con Irán, un acuerdo para que la Justicia argentina interrogara a acusados iraníes en Teherán, y elemento central de la acusación en su contra.

"La intención del memorando era que el juicio empezara [en Argentina no puede haber juicio en ausencia] después de veinticinco años -afirmó Timerman-. ¿Y ahora qué pasó? No pasó nada y sigue sin pasar nada. ¿En qué avanzó la causa en estos años? En nada. Lo único que avanza es mi cáncer".

Timerman defendió a Cristina Kirchner. Dijo que ella jamás le dio "una orden contraria a la ley" y que fue terminante cuando le trasmitió que lo único que podía incluirse en los diálogos con Irán era el caso AMIA. Ningún aspecto de la relación comercial. Según Timerman, era una "condición", a pesar de que los iraníes intentaron introducir otros temas. "Ellos querían pero no tuvieron éxito", dijo.

También defendió la decisión de la expresidenta de que algunas reuniones con funcionarios de Irán no se hicieran públicas ni se hubieran informado a la Justicia. "Era un acuerdo político, no judicial; que beneficiaría al tema judicial, pero era un acuerdo político", insistió.

Esta causa se inició por una denuncia que presentó el fiscal Alberto Nisman cuatro días antes de morir. Según su hipótesis, la expresidenta firmó el pacto con Irán para que Interpol diera de baja las circulares rojas con las que la Justicia nacional pidió la captura de media docena de exfuncionarios iraníes acusados de volar la AMIA.

A cambio, se restablecerían las relaciones comerciales y la Argentina vendería granos y compraría petróleo.

En su declaración de ayer, Timerman volvió a sostener que las circulares nunca corrieron peligro de caer y se quejó de estar enfrentando este juicio.

"Tienen decisión de probar que uno es culpable cuando a mí no me encontraron nunca dinero ni nada. Sin embargo, al que sí le encuentran está muerto, al que sí le encuentran no lo acusan de peculado ni de nada", señaló, en lo que pareció una referencia a Nisman, aunque el exministro no lo aclaró ni tampoco fue interrogado al respecto.

En cuanto al supuesto plan para frenar la investigación, Timerman solo dijo que no eran iraníes los responsables, que él no sabía quiénes eran, pero que esto les convenía a Estados Unidos e Israel.

También se refirió a otros de sus compañeros de causa, como el dirigente social Luis D'Elía, el exlíder de Quebracho Fernando Esteche y Jorge Khalil.

"De Esteche lo único que sé es que trajo problemas al gobierno atacando barcos de turistas. Fue funesto para la administración"; de D'Elía contó que "lo saludaba en los actos públicos".

En referencia a las escuchas de conversaciones que trascendieron y los incluían, dijo: "Gente como D'Elía se hace la influyente y después no sale nada. Ellos trataron de aprovechar una situación y por supuesto les salió mal. Parecían tres chiflados".

La indagatoria de Timerman había empezado a la mañana, pero problemas técnicos (no habían llevado micrófono a su casa), sumados a su delicado estado de salud, hicieron que la audiencia se levantara. Se hacía muy difícil escucharlo.

El tribunal decidió entonces trasladarse a lo de Timerman, pero por la tarde la transmisión volvió a tener problemas de audio.

"Es increíble la odisea que tuvo que pasar Timerman para que lo pudieran escuchar. Llegan tarde, no se escucha, no se trasmite. Impresionante la desidia", se quejó su abogado Alejandro Rúa.

La declaración era transmitida en vivo por el Centro de Información Judicial (CIJ), que depende de la Corte Suprema. Ayer, el CIJ tomó distancia de los problemas. Informó que "no interviene técnicamente en el sistema de videoconferencias del Consejo de la Magistratura" y que "solo retransmite la señal que ese sistema emite".

Por: Paz Rodríguez NiellFuente de la noticia

Comentarios