La producción local quedó muy lejos de los títulos más vistos, entre los que se destacó Hotel Transylvania 3 Fuente: LA NACION

Marcelo Stiletano SEGUIR

En el arranque de las vacaciones de invierno, los monstruos de Hotel Transylvania les ganaron por diez a los bañeros argentinos. La primera fotografía del período más taquillero del año para el mercado cinematográfico argentino ya insinuó un escenario incipiente de ganadores y perdedores. En los próximos días, las preferencias del público determinarán si esta tendencia inicial se mantiene o no.

Las cifras iniciales de Ultracine indican que el estreno de Hotel Transylvania 3 sacó anteayer una amplísima ventaja sobre el resto de la oferta de títulos programados para las vacaciones. Por cada diez espectadores convocados por la película de Genndy Tartakovsky, Bañeros 5: lentos y cargosos (otra novedad de esta semana) cortó solo una entrada a su favor. La diferencia está a la vista: 75.479 tickets para Hotel Transylvania 3, frente a los 7216 de la producción nacional, que quedó en octavo lugar entre las más vistas. Muy lejos de la punta.

Entre los monstruos animados y la troupe playera local se encolumnaron Los increíbles 2 (28.256), 12 horas para sobrevivir: el inicio (23.199), Jurassic World: el reino caído (19.698); Re loca (15.068); Rascacielos: rescate en las alturas (13.803), y Ant Man and the Wasp (8.336). Estos ocho títulos acumularon nada menos que el 97 por ciento de toda la concurrencia de anteayer en los cines argentinos: 196.156 personas. Casi no habrá otras opciones en la pantalla familiar durante las próximas dos semanas en los cines argentinos.

A la vez, los números del arranque de Bañeros 5 son escuálidos en comparación con lo que ocurrió en iguales circunstancias con las dos secuelas previas de esta serie humorística. En julio de 2006, el primer día de Bañeros 3: todopoderosos convocó a casi 45.000 espectadores, y en el invierno de 2014, Bañeros 4: los rompeolas sumó en la jornada de su estreno poco más de 27.000. Ambas películas, al final de sus respectivos recorridos comerciales, sumaron respectivamente 1.095.000 y 905.000 personas, pese a que la gran mayoría de las críticas de los medios resultaron muy desfavorables. Lo mismo ocurre con Bañeros 5, que a partir de los números de ayer y en una proyección comparada, enfrenta como una misión casi imposible el acercamiento a lo que lograron sus predecesoras.

Este año, como se aprecia en la cartelera, el regreso de Bañeros queda expuesto a una enorme competencia que obliga al público a elegir con más atención de la habitual, por el potencial de una oferta muy diversa que la deja a priori bastante relegada. Además, la corrida cambiaria y la devaluación insinúa un escenario más selectivo para las salidas familiares durante el receso invernal.

En los casos anteriores las circunstancias fueron bien distintas. En el receso invernal de 2006 hubo una preferencia muy clara del público hacia Bañeros en competencia directa con otros títulos nacionales como Patoruzito 2 y El ratón Pérez. Y en igual período de 2014, la cuarta película casi no tuvo competencia de tanques de Hollywood.

Por: Marcelo StiletanoFuente de la noticia

Comentarios